jueves, 31 de marzo de 2011

Indígnate

Stéphane Hessel nació en Alemania en 1917, pero siendo muy pequeño fue a vivir a Francia. Normaliène, fue alumno de Hegel y conoció a Jean-Paul Sartre. Como miembro de la Resistencia, luchó en la II Guerra Mundial y fue prisionero del campo de concentración de Buchenwald. A pesar de todo ello, aún tuvo fuerzas para ser uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. De hecho, es el último redactor vivo hoy en día.
Su vida ha estado marcada por la lucha contra las desigualdades y los derechos básicos del hombre. Es, por tanto, el más indicado para decir que el mundo tiene serios problemas y que está en nuestras manos protestar para que se solucionen. Indignaos es el resultado de esta reflexión.
La novela histórica, los libros de ciencia-ficción o los de fantasía son geniales, pero también es necesario y básico hablar de este tipo de libros. No todos los días una persona de 93 años escribe un mensaje tan claro y tan directo a la juventud: levántate y protesta. Hay muchas cosas por las que quejarse. Demasiadas. Debemos salir de nuestro tedio, ir a la calle y alzar la voz todos juntos. Como dice Hessel en su obra, la peor actitud es la indiferencia. Si nos quedamos sentados en la comodidad de nuestro sofá, haciendo nuestras cosas, ajenos al mundo y a la realidad que nos rodea, estaremos pisoteando todos nuestros derechos y menospreciando la lucha de aquellos hombres como Hessel, muchos de los cuales dieron su vida por la libertad de las sociedades del mundo.
Ahora muchos de esos derechos están en peligro, y nos vemos condenados a seguir los dictámenes de unos poderes abstractos. Los Estados parecen seres incorpóreos, lejos de nuestro alcance, como si fueran divinos.
Alguien me dijo una vez que los mercados eran cuatro tíos gordos fumando puros, viendo como las vidas de las personas se van al traste mientras ellos ingresan dinero en sus hermosos paraísos fiscales.

Nosotros no somos números, somos personas. Si queréis más argumentos para salir a la calle, leed este libroUna última cita de Hessel para cerrar esta entrada:

A aquellos que harán el siglo XXI, les decimos, con todo nuestro afecto:

Crear es resistir.
Resistir es crear.


Merci beaucoup, Hessel, pour ce livre. C'est le message que le monde nécessite pur changer. Je m'indignerai.
C'est mon devoir.


M.

No hay comentarios: