sábado, 16 de octubre de 2010

Hace muchos años que ya no ve la luz del solo, pero no le interesa demasiado asomarse a la ventana y ver en lo que se ha convertido la ciudad. La oscuridad le resulta mucho más agradable. No todo son sombras; la luna, como si fuera un espejo, refleja y atrapa todas las luces sólo para él.
El mundo se ha vuelto mucho más hostil de lo que era antes. Que él sea lo que es no quiere decir que siente un desprecio intrínseco hacia el ser humano. Su condición no tiene nada que ver en esto. Las cosas realmente se están yendo a la mierda.
Pensó, ingenuo él, que su muerte iba a resultar insoportable para Ella. Que no podría vivir con el vacío tan grande que él había dejado. En un ejercicio de vanidad, pensaba cómo Ella se pasaría los días recordándole. Seguiría adelante, sí, pero su vida no volvería a ser igual. Y no hablemos de volver a estar con un tío. Imposible.
¿Cómo pudo ser tan estúpido? No sólo lo había superado, sino que algunos meses más tarde de su muerte, Ella ya tenía quien le enjugara las lágrimas. Un moscón. Sí, eso es. Un moscón oportunista que se aprovecharía de su vulnerabilidad para darse una alegría al cuerpo. Pero Ella sería lo suficientemente lista como para darse cuenta a tiempo y volver a casa.

Sí, él era un estúpido. Antes de que pudiera darse cuenta, Ella ya lo había metido en su cama. Estaba allí, donde tantos momentos habían compartido juntos. Donde la vida les parecía sumamente fácil.

Ahora él, muerto, se encontraba completamente solo. Había pensado en revelarle a Ella su secreto.

Pero se había encontrado con la cruda realidad. Nadie iba a esperarle. Además, ¿en qué había estado pensando? Iba a entrar ahí y decirle "¡Eh! ¡Que no me he muerto! Sólo me he convertido en vampiro, y ahora tengo que desangrar a las personas para poder vivir. La mayor parte de las veces la sed es un impulso que no puedo controlar, pero tú no te preocupes, que a ti no te arrancaré la yugular, pero es posible que a tu hermana sí".

Claro; ésa era una idea cojonuda. Si ya vivo era un patán en lo que a relaciones socio-afectivas se refiere, muerto no iba a ser mucho mejor.

La cosa estaba complicada. Seguramente habría más como él en alguna parte, pero tenía que buscarlos.

Sin embargo, hoy estaba demasiado cansado. Y tenía hambre, mucha hambre.


M.

sábado, 9 de octubre de 2010


Je peux être très énigmatique quand je veux.




Je sais que c'est un post très étrange, mais
quelquefois il faut écrire choses stupides
pour ne perdre pas le contact avec la realité.
Les mots pompeux fatiguent quand ils s'utilisent beaucoup.

Seulement soyez simples.

Le monde tournera plus doucement.


M.