lunes, 31 de mayo de 2010

Sesión de fotos de una tarde cualquiera








Cada vez me gusta más que me hagan fotos.

Luz, sombras, perfecta combinación de tonos. Mi piel de lienzo, tus dedos de pincel

Y el disparo del flash.

Mientras escribo poesía miro el blanco y negro de la imagen.

Déjame demostrarte que cada día puede ser una caja de sorpresas.

Que una tarde cualquiera puede ser un sueño entre las sábanas.

El pasado, presente y futuro son lo que tú quieras que sean.

Mírame a mí. No soy la de ayer, ni la de hace dos años. Soy la de ahora, y nunca más la misma.

Duerme conmigo y verás que me transformo.

Mira cómo nazco ante un nuevo día.

Hagámoslo juntos.

Y hazme muchas, muchas fotos. Cada vez me gusta más.



M.

No hay comentarios: