sábado, 30 de enero de 2010

Egipto




Apenas recuerdo la primera vez que vi unas imágenes de Egipto. Era muy pequeña, pero guardo en mi mente de forma perfecta aquellas visiones: Giza y Abu Simbel. Estuve una buena temporada preguntándome cómo unos simples hombres habían sido capaces de llevar a cabo esas magníficas construcciones. Pronto descubriría que las pirámides, templos y otras construcciones eran sólo la punta del iceberg de algo mucho más grande.

Egipto...

Conocida en todo el mundo por sus faraones, reyes semidioses cuyos dominios se extendían por todo el Nilo. Curiosamente, los más recordados son aquellos de los que se sabe más bien poco. Las tumbas de la mayoría han sido expoliadas. La cámara funeraria de otros ni siquiera ha sido encontrada, y algunos tuvieron la suerte de encontrar una intacta.
Sin embargo, Egipto no es sólo una tierra de monarcas y riqueza, sino también una tierra de campesinos, mercaderes y esclavos. Es la tierra donde Ra se esconde al anochecer, para regresar al alba y disipar a las fuerzas de la oscuridad. Es la tierra donde sus dioses se aman, como Isis y Osiris. Donde la justicia se mide por el peso de tu corazón ante el mismo Dios de los Muertos, y es otra deidad con cabeza de chacal la que te guía y te acompaña en ese camino ¡Cuán ingenuo fue Akhenatón al pretender arrebarle todo eso a su pueblo! El peso de la historia y la tradición derribaron las efigies de Atón, construídas en piedra en Akhetatón, pero jamás en las mentes ni en las almas de los egipcios. ¿Qué fabulaciones contaría este extraño faraón? ¿Estaba chiflado? ¿Qué clase de fascinación ejerció sobre el joven Smenkharé? El eco de estas preguntas queda ahogado en las piedras de los templos y en el aire cálido que golpea la arenisca.
Curiosa tierra Egipto. Una vez se vio cerca de Roma, como si fueran hermanas. Los emperadores Julio César y Marco Antonio, conscientes de las provisiones de esa tierra, no dudaron en acercarse a la desconocida Cleopatra. Sobra decir que lo hicieron demasiado, pues tres hijos tuvo la mujer-faraón. César nunca reconoció a Cesarión, y con Marco Antonio tuvo mellizos. Sin embargo, Cleopatra y el emperador murieron mientras veían como el sol saludaba las aguas del Nilo.
¿Qué tierras tienen una historia tan compleja?

Egipto, además, presume de haber acunado los pilares de nuestra cultura. Grecia y Roma, aunque también nos han aportado la mayor parte de lo que ahora somos, han sido del mismo modo intermediarias entre la cultura egipcia y la nuestra a lo largo de los siglos.


Es cierto que mi subjetividad es máxima a la hora de hablar de esta tierra y, desgraciadamente, aún no la he visitado. Me pregunto cómo debe ser la sensación de ir a Luxor o a El Cairo con, por ejemplo, un ankh colgado del cuello, como el que tengo yo y que me pongo siempre que puedo. Aunque soy de tendencias agnósticas en lo que a religiosidad se refiere, confieso sentir cierta debilidad por esa simbología que la civilización egipcia nos ha legado. La trato con mimo y con respeto, y no como objetos turísticos. Hace miles de años un pueblo les dotó de significado, y es sagrado y justo respetarlo.

Sí, adoro el mundo egipcio, y de todas las razones que he nombrado e insinuado, hay una muy importante. La egipcia es una de las muchas civilizaciones que habitaron el mundo. Cuando vi todo lo que se podía aprender, quise dedicarme a conocerlas todas, o el máximo número de ellas. Conocerlas, entenderlas y, en suma, ver el desarrollo de la humanidad.


Así fue como quise dedicarme a la Historia.


M.

sábado, 23 de enero de 2010

Drácula, el no muerto

Hola:


Hoy vengo a hablar sobre las impresiones que me ha generado la novela de Drácula, el no muerto, de Dacre Stoker e Ian Holt.

ATENCIÓN: SPOILER. El post revela datos que pueden destriparte el desarrollo del libro. Si estás interesado en leerlo, no sigas con esta entrada


El libro ha sido tremendamente esperado para todos los seguidores de Bram Stoker y de Drácula. Debo decir que yo me incluyo en este grupo. La primera vez que vi la película de Coppola tenía cinco años, y desde entonces descubrí un mundo que no he dejado de explorar. El libro, obviamente, lo leí unos años después. Me impactó. En primer lugar, combina diversos estilos: género espistolar, narrativo, descriptivo... También por el tratamiento que se hace de la figura del vampiro. La novela habla de la maldad de Drácula, pero sus límites aparecen difusos; no lo malo es tan malo como parece ser. Me llamó mucho la atención las descripciones de Transilvania y Rumanía, y más teniendo en cuenta que Stoker NUNCA pisó Europa del Este. Tiene mucho mérito describir unos paisajes y sus gentes a la perfección cuando nunca se han visitado. Drácula marcó un hito en la literatura gótica, en concreto la irlandesa. No la considero una novela de terror propiamente dicha; sería muy difícil para mí darle una categoría. Ahí reside el mérito de Stoker.

Drácula, el no muerto, "pretende" ser una secuela de la novela de Stoker. Digo pretende porque, a mi juicio, no sólo no lo consigue, sino que se aleja diametralmente de la propuesta original. La historia se sitúa veinticinco años después de la muerte de Drácula. Jack Seward se ha convertido en un adicto a la morfina. Arthur Holmwood intenta olvidar a Lucy casándose con una joven de la nobleza. Van Helsing ha envejecido pensando que el monstruo puede seguir vivo, y Mina y Jonathan arrastran un cadáver, su matrimonio, con el peso de lo sucedido a sus espaldas. Aún así, tienen un hijo, Quincey, frustrado por los deseos de su padre para que se recluya en la Sorbona y anhelando iniciar una prometedora carrera como actor. La cosa se complica cuando Jack Seward muere mientras persigue nada más y nada menos que a la condesa Erzsébet Báthory. Así, se desencadenan una serie de asesinatos. El inspector Cotford cree que son obra de Jack el Destripador, y sospecha de Van Helsing cuando éste llega a Londres. La visita del viejo profesor se produce tras la muerte, en pleno Picadilly Circus, de Jonathan Harker EMPALADO. La sospecha de que Drácula está vivo se torna realidad. Mientras Quincey Harker intenta convencer a su mentor, Basarab, de que le ayude a vencer al asesino de su padre. En medio de todo este jaleo, Báthory sigue haciendo de las suyas.
Todo este lío concluye con una declaración de paternidad por parte de Drácula a Quincey, con Mina convertida en vampiro, y Destripadores y Titanics por en medio.

El libro, a mi juicio, tiene un buen comienzo, pero con la aparición de Báthory, los despropósitos y sacrílegos desarrollos de la acción se suceden de forma impune. Algo que ha provocado mi rechazo de una manera total ha sido el intento de mostrar a Drácula como un ser bondadoso, temeroso de Dios y que no pretende alimentarse de humanos en su totalidad. Vamos, que es un santo varón. ¿Dónde queda ese Drácula seductor e implacable a partes iguales? Más Edward Cullen en el mundo no, por favor.
Otro gravísimo error es hacer un batiburrillo de los sucesos que acontecieron más o menos en aquella época y juntarlos todos, como queriendo dar un golpe de efecto. ¿Erzsébet Báthory con ansias de venganza del mundo? ¿Jack el Destripador? ¿El Titanic? Lo de Báthory está, según mi opinión, completamente fuera de lugar. Si la novela tuviera fuerza por sí misma, no le haría falta tanto juego de artificio.
He olvidado nombrar la aparición del propio Bram Stoker en la novela. Menos mal que la ha coescrito un pariente de él, que si no... Stoker es pintando como un escritor frustrado, que ha estado bajo la sombra del éxito de Oscar Wilde, compañero de carrera y que ahora, con el mando del Lyceum Theatre, quiere obtener el éxito sea como sea con Drácula. En fin...
A pesar de mis dardos envenenados, algo bueno sí que debo decir. El tratamiento de los personajes es fabuloso. Siguen la línea trazada por Stoker, así como una evolución natural. Es exactamente lo que cabría esperar que les sucediera a los personajes después de lo que les sucedió a cada uno y como vivieron esa experiencia. Muy, muy acertada.
Quisiera acabar este post con una reflexión. Se ha vendido el libro (al menos en las noticias, artículos de internet, etc) como la novela que sigue las notas que Stoker dejó, posiblemente para su segunda parte. Menos mal que el libro lo aclara al final. No se sabe ni se puede saber si Stoker quería una segunda parte, ya que las notas estudiadas son las que el autor tomó para la historia original, con partes desechadas posteriormente. Yo, sinceramente, dudo que el irlandés pensara en una secuela. Escribió Drácula en 1897, y murió en 1912. Ni siquiera hay notas que atestigüen una segunda novela y entre esas fechas escribió ocho novelas más. ¿QUINCE años para preparar una segunda parte, sin preparaciones, y con otras novelas? No lo veo muy claro.
Este libro me ha decepcionado en el sentido más esencial: la historia de Drácula. Se me puede tachar de purista, pero Drácula fue "parido" por Stoker de una manera determinada, y creo que esos rasgos han sido dilapidados en esta historia. Además, no creo que haya sido muy acertado asociarlo con la figura histórica de Vlad Tepes. El libro se justifica diciendo algo así como que era algo esperado por todos. Ya, vale, pero no creo que haya sido correcto. Stoker apenas conocía la figura de Vlad, y no escribió la novela pensando en él. Así, todo apunta a una estrategia de márketing, donde se intercalan puritos fragmentos de novela rosa, con manipulaciones del personaje originario. Si se quería escribir una novela sobre Drácula, adelante. Pero por favor, que no digan que eso es la secuela de la original. Se tira por tierra todos los elementos góticos de la novela originaria y, lo más importante, Drácula deja de ser Drácula para convertirse en un sucedáneo, endulcurado y pastoso. Una verdadera lástima

¿Cuándo dejará la gente de manipular los clásicos para obtener un beneficio, cualquiera que sea? Un respeto para aquellos autores que no pueden salir a defender su obra...


M.

martes, 19 de enero de 2010


"El monstruo murió hace 25 años desintegrado, convertido en cenizas pero no ha sido tan fácil borrar las huellas de aquello que ocurrió en los Cárpatos hace un cuarto de siglo. Seward es adicto a la morfina; Holmwood se ha convertido en un hombre hermético, que nunca superó la muerte de Lucy, el amor de su vida; Jonathan es alcohólico...

Drácula, el no muerto. Dacre Stoker e Ian Holt


Este es el principio argumental de una novela muuuy esperada por mí y que ya tengo en mis manos. ¡La voy a devorar en menos de nada!

miércoles, 13 de enero de 2010

¡Ya no es Navidad en la ciudad de Siegfrid Moon! Ya no gritan los niños, ni hay luces por las calles, ni Reyes Magos colgados de los balcones. Los abetos se apilan en la basura, aguardando un destino que nadie conoce ¿Alguien sabe adónde van los árboles que antes adornaban los hogares y ahora son cadáveres de fiesta? Seguro que Siegfrid Moon podría responder a la pregunta, pero guarda silencio; los cadáveres son cosa seria...
Se han acabado los olores a castañas tostadas, a dulces y confituras. La gente tira los papeles de regalo, que tantas ilusiones y excusas han envuelto. Ya no sirven; son deshechos. Poco a poco las calles vuelven a su pesada normalidad, con el lento paso de las horas monocordes, y un vago regusto a descanso que apenas se recuerda, pese a los escasos días que han pasado.

La vida sigue. Eso no es ninguna novedad.


El jolgorio algún día debía de acabarse y dar paso a vete tú a saber que nuevas situaciones. Además, no todo en la fiesta es bueno. Siempre se presenta esa desesperanza que lleva a pensar que algún día la traición y el engaño se abrirán paso por algún recoveco de nuestras inocentes (y a veces estúpidas) almas.

No te fíes de la Navidad. Sino, pregúntaselo a la báscula de la hipocresía. Cuando acaben las festividades navideñas, verás que sobran algunos gramos en el corazón.

A veces es conveniente empezar la dieta en noviembre.

Siegfrid Moon ha pasado por tantas navidades, que las paredes tienen colores desgastados, oxidados. Todo se toma como un sistema en el todo encaja perfectamente: adorna, cocina, regala, bebe, emborracha, vomita, duerme, come, devora, recoge adornos, limpia y vuelta a empezar.
Siegfrid Moon lo sabe, pero no sus habitantes.


Ellos tan sólo son parte del engranaje.


M.



P.D.: me he enterado hace poco que ha salido nada menos que la segunda parte de Drácula, de Bram Stoker. Se llama Drácula II: el no-Muerto. Está escrita por un pariente de Stoker, Dacre Stoker, y otro colaborador a partir de los escritos que dejó el autor irlandés antes de su muerte. Por lo visto la obra es fruto de muchos años de investigación. Yo ya la he pedido; en cuanto la lea, post al canto...

viernes, 8 de enero de 2010

Los honderos baleáricos

Hola:

Hoy presento en esta entrada, tremendamente ilusionada, el artículo que he escrito sobre los honderos baleáricos en la Revista de Arqueología, en el número 345 de este mes de enero. El artículo consta nada menos que de SEIS páginas ¡Es una gran alegría!

Quería dar las gracias públicamente a su director, Nacho Ares. He tenido el gran lujo de que fuera él quién me hiciera las fotos para el artículo. Sin su ayuda no hubiera sido posible publicarlo. También quiero agradecerle la oportunidad de publicar en la revista. Espero, sinceramente, que esto sea el comienzo de más "trabajos" en común.

Como me imagino que sabréis, Nacho Ares es un historiador que, aparte de dirigir la Revista de Arqueología, colabora ocasionalmente con Iker Jiménez en Milenio 3 y él mismo dirige su propio programa en la cadena SER, llamado SER Historia, el cual os aconsejo. En fin, qué deciros, es un verdadero lujo para mí tener un artículo en su revista.


A quien le interese el tema, puede comprarla ya en todos los quioscos. En algunas bibliotecas seguro que también está :)


M.



miércoles, 6 de enero de 2010

A quien pueda interesar:


Las lágrimas del Monstruo, pseudonovela de una servidora, está GRATIS en la red para que se pueda descargar. El link es http://www.bubok.com/libros/20150/Las-lagrimas-del-Monstruo

¡Acceso libre! Tiene vampiros, buenos, malos, sangre y cosas varias.


viernes, 1 de enero de 2010





No todo el mundo tiene la suerte de estar en su casa, con la calefacción, tomando sus polvorones y brindando al son de la música de los especiales de Navidad de la televisión. No todo el mundo ha podido tomar las uvas con su familia y luego irse por ahí con los amigos, ni podrá recorrer las calles estos días, contemplando las luces navideñas y los escaparates. Por una causa u otra, mucha gente no podrá tener unas Navidades como nosotros. Hay gente que verá caer la nieve desde la ventana de un hospital. Otros notarán caer esa misma nieve sobre su piel, mientras se acurrucan en la puerta de un cajero. Otros, desgraciadamente, estarán achicando agua de sus casas, porque el temporal se lo ha llevado todo. Para ellos las fiestas no existen y, sinceramente, mientras haya gente que esté así, deberían ser menos fiestas para nosotros.
A veces soy egoísta y pienso en la mala suerte que tengo por tal o cual cosa, pero cuando miro a mi alrededor y veo todo lo que tengo, me entra mucha vergüenza. Es muy triste ver cómo nos pasamos la vida peleándonos por nimiedades, cuando en la otra parte del mundo una madre ve cómo no puede alimentar a su hijo en condiciones o sin ellas. Simplemente no puede hacerlo. Mientras, miles de niños juegan con sus nuevos juguetes y los adultos nos compramos cosas caras, porque "es Navidad". No es cierto; no para todo el mundo es Navidad.
No he sido nunca de elaborar la famosa lista de "propósitos para el Año Nuevo", pero creo que este año voy a hacer una excepción. Mi propósito, además, será válido para este año que acaba de empezar y para el que viene, y el siguiente...
Y para dar comienzo al 2010, dejo un pequeño relato:



"Qué hermosa es la felicidad", pensaba ella, mientras veía como se escurría entre sus manos, como el globo de feria que un niño pierde y ve cómo se alza hacia el cielo. Una no sabe si a veces ha soltado el cordelito del globo a propósito o, simplemente, no tenía fuerzas para sostenerlo. Aún así, la felicidad es realmente hermosa.
Ella se pone a caminar por la nieve. Está mojada, y la humedad le moja los bajos de los pantalones, generándole agradables escalofríos. Agradables, porque va con un precioso abrigo negro con flores de terciopelo grabadas y grandes botones negros. Así cualquiera. Ve por la calle miles de personas. Algunas le giran la cara y ella se extraña, pero sigue adelante. De repente, un puesto de churros. De chocolate, normales, con azúcar... Pide un cucurucho de churros con chocolate negro, paga y se sienta en un banco. Están calentitos. Cuando coge uno, cierra los ojos y espera unos segundos ante de probarlo. Abre la boca y lo saborea lentamente...


Delicioso.


Entonces, empieza a sonar una dulce melodía; un piano aparece al lado de la parada del autobús, a tan sólo unos metros de ella, y un cantante entona una letra que parece la de una nana. Ella sabe que se trata de su imaginación, pero aún así empieza a seguir la canción con su cierpo mientra se come ese maravilloso cucurucho de churros. La gente la mira, pero a ella no le importa.



Es feliz.



La felicidad más auténtica está en las cosas sencillas, puras y sin complicaciones.





P.D.: 2009 ha sido un año duro para una persona muy especial para mí, y por eso quiero dedicarle esta antrada y la canción a ella. A mi madre, por saber valorar las cosas más simples y por ser la persona tan increíble que es. Gracias por enseñarme a ser la persona que soy, a no achantarme ante las críticas ajenas y a ir por la vida con la cabeza bien alta.

Mamá, te quiero.


M.