sábado, 10 de octubre de 2009

Retrato imaginario de Hipatia de Alejandría. Detalle de La Escuela de Atenas.


'Oταν βλέπω σε, προσκυνῶ, καὶ τοὺς λόγους,

τῆς παρθένου τὸν οἶκον ἀστρῷον βλέπων,
εἰς οὐρανὸν γὰρ ἐστι σοῦ τὰ πράγματα,
Ὑπατία σέμνη, τῶν λόγων εὐμορφία,

ἄχραντον ἀστρὸν τῆς σοφῆς παιδεύσεως.


"Reverenciada Hypatía, ornamento del saber,

estrella inmaculada de sabia formación,
cuando os veo a ti y a tu discurso,
yo te adoro mirando al hogar celestial de la Virgen,

porque tus quehaceres están en el cielo."

Poema de la Antología Palatina, atribuido a Palladas.
Ayer fui a ver Agora, de Alejandro Amenábar. No entraré en los detalles de la película, ni en si éstos se basan en fundamentos históricos o no. Esta película toca otros aspectos importantes y que hoy en día son perfectamente visibles y palpables, por desgracia. Me refiero, en primer lugar, en las guerras de religión. El hombre sigue matando por considerar que lo que creen los demás no es lo correcto. Esto incluso podríamos extrapolarlo a todas las esferas de la vida: el hombre aún mata cuando no se está conforme con lo que el otro piensa.
El segundo aspecto, y muy importante, es el del saber. El hombre, a lo largo de la Historia, se ha enfrentado entre sí, ha luchado por diversas causas y ha matado por lo que creía justo. Sin embargo, el saber siempre ha sido esa causa relegada por la que, por lo visto, no merecía la pena luchar. Más bien al contrario: se ha pisoteado y ninguneado muchas veces. Valga como ejemplo el de la misma Hypatia, una mujer con múltiples conocimientos astronómicos y filosóficos, muerta por esos mismos aspectos, unidos entre sí: mujer y sabia. El saber, en según que épocas y momentos, sí ocupaba un lugar, y era muy molesto. Además, el saber se menosprecia y se le quita valor, como si cualquiera pudiera manipularlo a su antojo. La Historia podría ser un caso. Una profesora nos dio una opinión al respecto que le dio a mis pensamientos la forma de la que carecían. Nos contaba que a nadie se le ocurriría ponerse a diagnosticar una enfermedad a alguien si no tiene conocimientos de medicina. Sin embargo, en la Historia, como es un bien universal, todo el mundo puede meter mano.

Esta película refleja perfectamente lo peligrosa que es la manipulación del saber y la verdad y, sobre todo, lo peligroso que es la falta de ambos.


M.


No hay comentarios: