sábado, 19 de septiembre de 2009

Y tú, ¿cómo hubieras matado a Hitler?



Ayer fui a ver Malditos Bastardos, la nueva película de Quentin Tarantino (quien, por cierto, ha ido al festival de San Sebastián con Brad Pitt a promocionarla). El film va nazis. Y de judíos que matan a nazis. Para ser más concreta: la película se centra en la Segunda Guerra Mundial, y sobre todo en la ocupación nazi de Francia. Mientras un Hitler, caracterizado como histérico, neurótico y un tanto desequilibrado, va haciendo de las suyas, un grupo de norteamericanos de familias judías se dedica a matar a todo aquel nazi que se le ponga por delante, y no sólo eso. Les cortan las cabelleras. A la cabeza de tan peculiar grupo se sitúa Aldo Raine (Pitt), cuya premisa básica es asesinar a los asesinos. Mientras tanto, en París, una joven llamada Emmanuelle Mimieux, propietaria de un cine, se ve obligada a enfrentarse a los fantasmas de su no tan lejano pasado cuando Goebbels, Ministro de Propaganda y nuevo controlador de la industria cinematográfica alemana, decide estrenar su nueva película en su cine. Mimi eux no está dispuesta a desaprovechar tamaña oportunidad...

En esta película, Tarantino mantiene su estilo único, intercalando en medio de la historia escenas propias de un film de serie B. Sin embargo, el director ha sabido reinventarse, creando una historia muy seria y absurda al mismo tiempo. Mezcla dramatismo y surrealismo a partes iguales, respetando la memoria de tantos que murieron bajo la dominación nazi y a la vez riéndose de los teutones. No falta, por supuesto, el explícito derramamiento de sangre, aunque Tarantino es, a mi jucio, uno de los únicos directores que con esa clase de escenas consigue del espectador una arcada y una carcajada simultáneas. Con esta cinta, Tarantino ha modificado los hechos de una manera divertida. Ha sido algo así como "esto es lo que habría sucedido si yo hubiera tenido el poder". Cuando vayáis a verla, comprobaréis que en realidad era lo que nos hubiera gustado a todos.
Para mí, el director ha cruzado una nueva barrera. Ha sabido compaginar a la perfección una trama dura con el humor sarcástico y muy a menudo con tintes de negrura. Pienso que es una de las grandes películas que Quentin ha dirigido. Se ha atrevido a tocar un tema espinoso, hasta ahora siempre tratado bajo el cristal del drama, y le ha dado un giro de 180 grados. Ha reinventado la historia y le ha echado imaginación. Y tú, ¿como hubieras matado a Hitler?


M.

No hay comentarios: