viernes, 10 de julio de 2009

San Fermín


Mi entrada de hoy va sobre las fiestas de SanFermín. Puede que la imagen esté más relacionada con las corridas de toros, pero para lo que quiero contar hoy me sirve.
De sobras es conocida la fiesta de San Fermín, que comenzó el pasado 7 julio. Uno de sus rasgos más característicos son los famosos encierros que se hacen diariamente por las calles de Pamplona. Numerosas personas corren delante de los toros hasta llegar a la plaza de toros. Por desgracia, en varias ocasiones hay que lamentar la pérdida de vidas humanas en tales atrocidades. Sí, atrocidades. Los toros no están acostumbrados a este tipo de aglomeraciones de gente. Ello, unido a que no son pocos los que les tiran del rabo con fuerza o de los cuernos, provoca que los animales se pongan muy nerviosos y decidan defenderse arramplando con lo primero que se les ponga a tiro. Es normal, y no es que el toro sea un animal especialmente fiero, es que en esos momentos se siente terriblemente atacado y asediado y, lógicamente, se defiende. Me repugna esta asquerosa manía de algunos festejos de divertirse a costa del sufrimiento de unos animales que no pueden hablar para decir que no están de acuerdo. Qué duda cabe, que estoy absolutamente en contra de las corridas de toros. A todos aquellos que la defienden, ganan dinero o se dedican a todo aquello, me gustaría verles azuzados con un mantón rojo, con banderillas clavadas en toda su espalda, drogados (sí, salen drogados, para que los señoritos fardahuevos puedan hacer su sangría), desangrados hasta morir, con una estocada final (o varias)

Vergonzoso.

Lo dicho:

Viva San Fermín, pero sin toros.


M.

2 comentarios:

Lyda de Lost dijo...

Amén!

1 besito :)

Darka Treake dijo...

Estoy completamente de acuerdo.

Me enorgullezco de haber estado en la fiesta (la gran fiesta) que es San Fermín, y de no haber visto un solo toro.
Lo pasamos de miedo.

1bsito luchadora!
Darka.