lunes, 15 de junio de 2009

Coraline


Hace unos días fui al cine a ver Coraline, película basada en la novela homónima de Neil Gaiman. Ya había leído el libro, y al saber que el director de la película es el mismo que el de Pesadilla antes de Navidad, supe que no podía perdérmela. ¿El resultado? Inmejorable.
Coraline Jones es una niña de unos 10 años procedente de Michigan que llega con sus padres a una extraña casa. Sus padres, escritores, están más centrados en la pantalla de su ordenador que en hacer caso a su hija. Así, Coraline decide buscar estímulos en lo que le rodea. Un día su vecino le regala una muñeca exactamente igual que ella, y esa misma noche descubre una puerta que lleva a otro mundo, donde sus Otros Padres son como ella siempre había querido. Pero no todo será tan fácil y divertido. Cuando Coraline quiera darse cuenta, descubrirá los peligros que entrañan sus sueños. Cuidado con lo que deseas; puede hacerse realidad...
En primer lugar, resaltar la calidad de la animación. El dibujo es increiblemente fiel a las descripciones de Gaiman, y los movimientos de los personajes recuerdan a esa animación pasada, con la frescura previa a los avances informáticos.
La historia es muy original, aunque ello es mérito de Gaiman. El también creador de la saga Sandman demuestra su gran versatilidad escribiendo tanto historias oníricas como cuentos aparentemente infantiles con un trasfondo oscuro y simbolista.
Ésta es una de las pocas adaptaciones que se equiparan a la calidad de la novela escrita. Recomiendo la película a todos los seguidores y lectores de Gaiman y a los amantes de lo extraño y original.


M.

3 comentarios:

Lyda de Lost dijo...

Me la han recomendado ya dos personas...

:))) habrá que ir a verla!!

Un besazo y nos vemos pronto!!

Pd:Suerte el viérnesssss ...que ya terminas!!

:*********************

Gittana dijo...

Hola!!! Mucho tiempo sin visitarte!!!! fue etterno!!!!

Saludos!!!!

Cristina Puig dijo...

Aún no la he visto pero no me la pienso perder. El libro me encantaría leerlo.

Salu2 y ya te doy la enhorabuena porque dos exámenes para acabar no son nada, está hecho!

Besos,
Cris