lunes, 11 de mayo de 2009








LOCURA.




Era una de esas noches en las que no hacía ni frío ni calor. El cielo anaranjado no daba señales de tormenta, pero ésa no iba a ser una noche cualquiera.

O eso parecía.


El bar estaba inundado de humo y risas. Algún borracho se tambaleaba hasta la puerta de los servicios y vomitaba profusamente en los zapatos de cocodrilo y tacón de aguja de alguna princesita. Pero no importaba; si no era uno y otro, iba a ser ella misma quien lo hiciera, y en breve, por cierto.

Luzbel se sentó en la barra y, tras pedir un vaso de lo más flojo que tuvieran, una chica en dudoso estado se le acercó.

- H h hooola guuuuapo o oo

Luzbel se limitó a observarla y no contestó. Notó algo en el estómago. No sabía si era asco o lástima.

No, nada de eso. Tenía hambre.

- ¿Cómo te llamas?

- Luzbel.

- ¡Ala! ¿Pero ése no era el nombre del demonio?

Ya está, muy bien. Una vez más la misma gracia absurda de siempre. No iba a volver a contar la misma perorata de por qué sus padres le habían puesto este nombre, y esto y aquello. No ahora, y menos a eso que tenía delante.

- Ppp pe ero ademásss Luzzzb b el suena aaa nn n ombrrre de ch hhhi ca...

Qué bien...

La chica no acababa de decir eso, cuando se desplomó al suelo. Luzbel pensó que ya era hora. Fue entonces cuando logró poner la vista en la pista de baile. Y ahí estaba.



En seguida logró distinguirla. Sus labios, rojo sangre, estaban entreabiertos, y tenía los ojos cerrados. Parecía estar en pleno éxtasis.

Luzbel enarcó una ceja.

Llevaba un vestido más ancho que largo y unos tacones negros. Se deslizaba ágilmente sobre la pista y sus movimientos no tenían sentido aparente. Su pelo iba de un lado a otro, como si quisiera dar latigazos a los que la rodeaban. Sus brazos se movían alrdedor de su cuerpo de forma compulsiva, y por un momento Luzbel pensó que iba a levantarse el vestido o algo así, y ella no era de esa clase de chicas que incluía la ropa interior en su vestuario.

Por algo la llamaban Anna Locura.




Este es otro fragmento de una idea que hacía tiempo que tenía en la cabeza y a la que intento dar forma. Lo primero que os enseñé fue MIEDO. Son fragmentos sueltos de una historia que algún día os contaré... Mientras tanto, vamos dando forma a un proyecto precioso que pronto verá la luz. Ya lo dijo alguien una vez: si quieres algo, hazlo tú mismo...


M.

2 comentarios:

Gittana dijo...

me encanto esa canción!!!!

creo que yo tambien!!!!!

saludos hermosa!!!

Darka Treake dijo...

Me ha gustado, y ya me has dejado con la curiosidad. Voy a leer miedo.

1bsote!!!
Darka.

PS: muy bien entonado el acento de largata borracha, ajajaja