miércoles, 29 de abril de 2009

Miradlos, son grandes. Muy grandes.


Hoy voy a hablaros de algo muy bonito y cándido. Dos autores se reúnen para escribir un libro juntos porque son muy amigos y se admiran mútuamente. Hasta aquí todo es precioso. Pero si os digo que que esos autores son Neil Gaiman y Terry Pratchett, la cosa pasa de bonita a sublime. Dos de los autores contemporáneos más interesantes, destacados, importantes, grandiosos etc etc etc, decidieron unir sus ideas y su increíble ingenio en 1990 para crear una historia. Esa historia se llamó Buenos presagios, un sarcasmo sobre la llegada del Anticristo y el día del Juicio Final. Apenas he empezado a leerla, pero no hace falta ser un genio para ver que se trata de una obra impecable. Un autor que escribe las mejores novelas de fantasía que se publican hoy en día, y otro que creó un mundo imposible de definir, a caballo entre lo metafísico y lo irónico...

Neil Gaiman.

Nació en noviembre de 1960 en Portchester, Inglaterra. Su máxima era convertirse en escritor, pero una entrevista con Alan Moore le abrió los ojos y decidió encaminar su actividad hacia el mundo del cómic. En 1986 conoce a Dave Mckean, un dibujante, y juntos crean Casos Violentos. Por aquellos tiempos, nada más y nada menos que la DC Cómics está buecando nuevos talentos, y se fijan en Gaiman. Él decide crear un personaje nuevo, partiendo del folklore anglosajón, al que llama Sandman. Supuso toda una ruptura con el mercado predominante, basado en los cómics de superhéroes y en las aventuras. Él decidió innovar, y no ser un borrego. Aparte de su colega Pratchett, aún estoy esperando que alguien más se atreva a llevar a cabo tal hazaña.
Sandman le valió el reconocimiento internacional, pero ha sacado a la luz numerosas publicaciones, como El día que cambié a mi padre por dos peces de colores, American Gods, Arlequín Enamorado, Coraline, El Libro de los Sueños...
Quiero destacar un dato muy gracioso que da la Wikipedia sobre la actualidad de Neil Gaiman: Actualmente, Neil Gaiman vive cerca de Minneapolis, Minnesota , en los Estados Unidos, en una casa estilo "Familia Addams". Ah, y está casado y con tres críos.


Terry Pratchett.

Nació el 28 de abril de 1948 (¡¡Ayer fue su cumpleaños!!) en Inglaterra. Ostenta nada menos que el título de Sir.
Estaba decidido a ser periodista. De hecho, aprobó el curso del Nacional Council para la Formación de Periodistas. En 1971 publicó su primer libro, titulado The Carpet People. No tuvo muchas críticas, pero entre ese reducido número, la mayoría calificaban la obra como extraordinaria. A pesar de ello, la trayectoria de Pratchett parecía alejarle del mundo literario, ya que unos años más tarde entró a trabajar como relaciones públicas en una central nuclear. En 1986 publicó su segunda novela, continuación de la primera, titulada La luz fantástica. Cosechó un éxito increíble y empezó a recibir llamadas de numerosas editoriales. Fue entonces, y sólo entonces, cuando decidió que tal vez podía ganarse la vida con esto y dejó de escribir en su tiempo libre para iniciar una fulgurante carrera literaria. En estos años firmó un contrato para publicar seis novelas más, después de Rechicero, en 1988. Estaba tan bien considerado, que el contrato le obligaba, simplemente, a escribir. Es una prueba de que los genios nacen con la estrella puesta y no tienen que arrastrarse para encontrarla.
En 1999 fue nombrado doctor Honoris Causa en Literatura por la Universidad de Warwick y en 2001 por la de Portsmouth.
El 11 de de diciembre de 2007 fue una fecha triste, pues el autor anuncio que padecía Alzheimer. Aún así, también dijo que iba a luchar contra la enfermedad con todas sus fuerzas. Fue también de los primeros autores en mantener contacto directo con sus lectores a través de internet, una costumbre que inició hace más de 11 años.
Entre sus obras destacan:
- La serie de Mundodisco, que es de sobra conocida y tan larga que no pondré aquí.
- La Trilogía de los Gnomos, The Dark side of the sun, Strata, Sólo tú puedes salvar a la Humanidad, obras de teatro como la adaptación de su novela The colour of Magic o Going Postal (2009)...

Aquí debo añadir mi pequeña nota personal diciendo que conocía a Terry Pratchett de oídas, pero ha sido pelo-seto quien, con su admiración ahora compartida, me ha enseñado más sobre el asombroso mundo de este enorme autor. Pienso ponerme a leer todas sus obras a la de ya. Gracias, pelo-seto. Te ailofyu.


Como veis, grandes, muy grandes, gigantes. Juntos no podían hacer nada malo, sino todo lo contrario. Para mí son la prueba palpable de que los autores con vocación, con estrella, no buscan, encuentran. Gaiman quería ser escritor, y alcanzó la cima con una novela, sí, pero gráfica. Pratchett escribía en sus ratos libres y no tenía ninguna ambición por publicar novelas. Ahora es de los mejores y sus novelas, de las más vendidas. Ellos son el ejemplo de que la humildad, la honradez, la voluntad y, sobre todo, la vocación de compartir un trocito de uno mismo con los demás, son la mejor fórmula.
Ah, y os recomiendo su obra conjunta, Buenos presagios. Cuando la acabe hablaré con pleno conocimiento de causa, pero por ahora puedo decir que el comienzo es el mejor principio de un libro que he leído jamás. Ahí queda eso.


M.

1 comentario:

Martí dijo...

Hola! Les teves recomanacions són plenes de saviesa! Ho vaig poder comprobrar anant a veure Déjame entrar. Sublim. Magnífica. De manera que, com no fer-te cas en aquesta nova recomanació! Val a dir que en aquesta jug amb l'avantatge d'haver gaudit d'aquests dos autors per separat.
I parlant d'autors... El teu projecte de novel·la me sembla collonut, de manera que... ànims! Fer una cosa d'aquesta envergadura no és fàcil, però tampoc és impossible. I menys tractant-se d'una contadora d'històries com tu.
Bono, i xerrant de contar històries, hem de quedar un dia per a jugar a "Érase una vez". Estic segur que us agradará.
Una abraçada!