sábado, 21 de marzo de 2009

Seres que son y que no son.




Hay días, como hoy*, en los que hay que pararse a pensar. Normalmente uno suele ir viviendo los momentos, y pocas veces se sienta uno a estar un ratito consigo mismo. Es necesario, puesto que ayuda a conocer cosas que no habías visto. Adultos o jóvenes, ancianos o niños, estando todos un poco con nosotros mismos, a solas, descubriremos una parte de nosotros mismos que pocas veces mostramos, y es necesario cuidarla. A veces no la mostramos por miedo, por vergüenza o, simplemente, porque no queremos sentirnos desnudos ante las otras personas.
Los que dicen amar la soledad, en esa parte de ellos mismos desearán encontrar compañía. Los que hacen daño y parecen no sentir, se reconcomen por dentro, cada noche. Los que dicen aborrecer el romanticismo y el sentimiento recitan versos de cosecha propia en voz bajita, para que nadie pueda oírles. Todos somos algo que hacemos creer que no somos. Negarlo ante los demás puede tener sentido, pero negarlo a uno mismo... Vivir intentando convencerse uno de que es algo falso es como romper la vida en trocitos muy pequeños y soltarlos en medio del mar. Ser conscientes de quiénes somos es lo más bonito que puede hacer alguien por sí mismo.
Los conflictos internos son algo común en las personas que se sienten vivas. Las personas sensibles luchan, se entrentan a sí mismos. A veces lloran por no entenderse y se preguntan por qué actúan de una u otra manera. Tienen debates internos intentando llegar a una conclusión, y también se sienten orgullosas de ser quiénes son en momentos dados. Estar en desacuerdo no es cosa de locos, sino al contrario; es un síntoma de cordura sentimental...

(Profesor de filosofia, això en gran mesura va per tu. Malgrat les contradiccions universals, ets una de les persones més sensibles que conec. Visca el Martí!)

Hay gente mala, gente que nos hará daño y saldrá bien parada. Gente que creerá que no somos lo suficientemente buenos para ellos y después de escupirnos a la cara, darán media vuelta y se marcharán, haciéndonos creer que nosotros tenemos la culpa. Y también habrá personas que nos harán felices. Personas que harán que nos sintamos especiales, y que nos querrán tanto que pensaremos que todo lo vivido hasta ahora ha sido una especie de sueño extraño. El mundo gira y gira y no nos pide permiso. Las grandes fuerzas cósmicas hacen estallar supernovas, provocan la congelación de los lagos de Marte, nos permite ver estrellas fugaces, y todo esto, aún ahora, nos parece bonito y misterioso. Pero también hay fuerzas entre nosotros, fuerzas puras, que a las personas sensibles nos impulsa a tener sentimientos positivos, sin pedir nada a cambio. Y a veces se produce el mágico momento de ser correspondido.


* Hoy me he reencontrado con una amiga y, con ella, una pieza del puzzle. Y hoy, una vez más, he sentido lo mucho que le quiero, y que mi futuro es ya nuestro futuro. Eso quiere decir que a partir de ahora ya no iré donde vaya él, sino que iremos juntos.


M., una chica muy afortunada.

1 comentario:

Martí dijo...

EEEEEEIIII!
Perdona per haver-me torbat tant a escriure un comentari, en un post en el qual em dediques unes paraules i unes reflexions! Ostres, m'has deixat sense paraula amb això que m'escrius, i la veritat, venint d'algú com tu és, com a mínim, emocionant.
Duc una altra temporad frenètica, però una d'aquestes que tenc fe que en veurà un fruit: M'hagués agradat poder escriure un comentari digne de les paraules amb les que m'honores, però crec que faré una altra cosa. El proper post de Lerna, que serà també un mutis temporal, serà per a tu. Sé que és poca cosa, però aprecio molt el paràgraf que m'has dedicat, i trob que es mereix una rèplica el més elegant i digna possible. Ja veurem com surt. M'ha encantat allò de les contradiccions.
Una besada molt gran, i perdona la maeva conducta erràtica i abandonada. Et dec una abraçada i una besada,per haver aconseguit tocar-me sense cap dit.