sábado, 27 de diciembre de 2008

La historia más bonita jamás contada






Yo, un bicho de mucho cuidado





Reconozco que me haces falta.
Hasta ahora no me gustaba reconocer que necesitara a nadie, pero ver que pasan los días y sentirme como un niño que ha perdido la última pieza de su puzzle cuando no estás conmigo, me ha dado qué pensar.

Me choqué con la pared del asombro cuando te vi. Y me sangró la nariz. A veces todavía me sangra. No sabía como mirar para que no se notara, pero las manecillas del tiempo empezaron a correr. Podía oírlas cuando te tenía delante de mi en la calle, a oscuras.

Tic-tac tic-tac tic-tac...






Nunca haré los puntos de las íes como si fueran corazoncitos, ni escribiré tu nombre en la corteza de un árbol, pero te pensaré un poco cada día, recreándome en la idea de que tal vez tu estés haciendo lo mismo.

Me gusta sorprenderme riéndome sola, sintiéndome orgullosa de lo que estamos haciendo. Cada paso es una palabra; este camino, la historia más bonita jamás contada. Suena a ñoñez, pero qué narices... Es precioso.

Las horas pasan despacio, sin prisa, con calma...
Abro los ojos y veo el silencio cubrirte suavemente para que no pases frío. Te veo a ti y me doy cuenta de que no puede pasarnos nada malo, y si nos pasa, seguro que no será nada.

Y sin querer, ya es por la tarde y el sol se ha marchado. Antes de que llegue la noche, nos paseamos por esos lugares a los que suele ir poca gente, y vemos cosas como ésta...Esta imagen es de Helden, de la web www.ojodigital.com


Y sí, me haces mucha falta. Y me encanta.


M.


(Ñoñeces Sin Fronteras)

2 comentarios:

Gittana dijo...

feliz año nuevo!!!! feliz 2009!!!!!!

Te deseo que todos tus sueños se hagan una realidad!!!!!

Lydia dijo...

Que bonito :)

Se te da genial reflejar los sentimientos... joé, que mérito...

PD: Que tengas un buen 2009!
Un saludo de isla a isla...