sábado, 27 de diciembre de 2008

La historia más bonita jamás contada






Yo, un bicho de mucho cuidado





Reconozco que me haces falta.
Hasta ahora no me gustaba reconocer que necesitara a nadie, pero ver que pasan los días y sentirme como un niño que ha perdido la última pieza de su puzzle cuando no estás conmigo, me ha dado qué pensar.

Me choqué con la pared del asombro cuando te vi. Y me sangró la nariz. A veces todavía me sangra. No sabía como mirar para que no se notara, pero las manecillas del tiempo empezaron a correr. Podía oírlas cuando te tenía delante de mi en la calle, a oscuras.

Tic-tac tic-tac tic-tac...






Nunca haré los puntos de las íes como si fueran corazoncitos, ni escribiré tu nombre en la corteza de un árbol, pero te pensaré un poco cada día, recreándome en la idea de que tal vez tu estés haciendo lo mismo.

Me gusta sorprenderme riéndome sola, sintiéndome orgullosa de lo que estamos haciendo. Cada paso es una palabra; este camino, la historia más bonita jamás contada. Suena a ñoñez, pero qué narices... Es precioso.

Las horas pasan despacio, sin prisa, con calma...
Abro los ojos y veo el silencio cubrirte suavemente para que no pases frío. Te veo a ti y me doy cuenta de que no puede pasarnos nada malo, y si nos pasa, seguro que no será nada.

Y sin querer, ya es por la tarde y el sol se ha marchado. Antes de que llegue la noche, nos paseamos por esos lugares a los que suele ir poca gente, y vemos cosas como ésta...Esta imagen es de Helden, de la web www.ojodigital.com


Y sí, me haces mucha falta. Y me encanta.


M.


(Ñoñeces Sin Fronteras)

domingo, 21 de diciembre de 2008

Bu:

Siempre y cuando la ingente cantidad de trabajo de la carrera me lo permite, intento leer algo que no tenga que ver con Historia. Ahora mismo estoy en la lectura de un libro de Gustave Flaubert, Cuentos Negros y Románticos. Me gustaría dejaros un fragmento que me gustó muchísimo. Refleja perfectamente la pequeñez del ser humano y nuestra propia prepotencia.

M.


(...) Te dices libre, y cada día actúas empujado por mil cosas. Ves una mujer y la amas, te mueres de amor por ella; ¿eres acaso libre de calmar esa sangre que late, de calmar esa cabeza ardiente, de comprimir ese corazón, de calmar esos ardores que te devoran? ¿Eres libre de tu pensamiento?, mil cadenas te retienen, mil agujas te empujan, mil obstáculos te detienen. Ves a un hombre por primera vez, uno de sus rasgos te choca, y toda tu vida sentirás aversión por ese hombre, que quizá te habría gustado si tuviera la nariz menos gruesa. (...)

(...) ¡Pobre debilidad humana!, con tus palabras, tus lenguas, tus sonidos, hablas y balbuceas; defines a Dios, el cielo y la tierra, la química y la filosofía, y no puedes expresar, con tu lengua, toda la alegría que te causa una mujer desnuda... ¡O un bizcocho!


Gustave Flaubert. Cuentos Negros y Románticos.



P.D.: fue todo un placer ayudarte. Ayer estuve muy orgullosa de ti. Te ailofyu, pelo-seto.

lunes, 15 de diciembre de 2008

La descrizione di un attimo...





La descrizione di un attimo
le convinzioni che cambiano
e crolla la fortezza del mio debole per te
anche se non sei più sola perché sola non sai stare
e credi che dividersi la vita sia normale
ma la mia memoria scivola
mi ricordo limpida la trasmissione dei pensieri
la sensazione che in un attimo
qualunque cosa pensassimo poteva succedere
E poi cos'è successo
aspettami oppure dimenticami
ci rivediamo adesso
dopo quasi cinque anni
e come sempre sei la descrizione di un attimo per me
e come sempre sei un'emozione fortissima
e come sempre sei bellissima
Mi hanno detto dei tuoi viaggi
mi hanno detto che stai male
che sei diventata pazza
ma io so che sei normale
mi chiedi di partire adesso
perchè i numeri e il futuro non ti fanno preoccupare
vorrei poterti credere
sarebbe molto più facile
rincontrarci nei pensieri
distesi come se fossimo
sospesi ancora nell'attimo in cui poteva succedere
E poi cos'è successo
aspettami oppure dimenticami
ci rivediamo presto
fra almeno altri cinque anni
e come sempre sei la descrizione di un attimo per me
e come sempre sei un'emozione fortissima
e come sempre sei bellissima perchè
come sempre sei la descrizione di un attimo.

Tiromancino. La descrizione di un attimo






Contempla la tarde caer a tu alrededor. Ves como empieza a llover; las gotitas de lluvia parecen las notas de un piano que tímidamente son tocadas por una mano inexperta pero sensible. El cielo es hermoso. Gris y naranja al mismo tiempo. Siéntate en un banco y percibe la humedad del ambiente, cómo te envuelve. Cierra los ojos y vuélvete hacia ti mismo, como si fueras un jerséy. Explora tu alma como si fuera un camino que ya conocías pero por el que hacía tiempo que no pasabas. Piensa en aquellos momentos que te hicieron temblar, y estremécete de nuevo. Aquel beso, aquellas palabras que tanto tiempo llevabas esperando. Aquello tan perfecto que ni siquiera habías soñado: la encarnación de la felicidad en la persona más bella que nunca has conocido. La alegría plena. Esos paseos por la ciudad obervando a las gentes y viendo lo frágil que es todo. Las miradas silenciosas. Las risas llenas de entusiasmo(cuando uno es plenamente feliz y se ríe, se nota). Piensa cómo era tu vida antes y medita si has cambiado. Empápate de saber que te sientes pleno, que no hay nada más bonito que las pequeñas cosas. Qué más da si vives en un lugar destartalado, o si tienes un coche que tarda en arrancar cuando hace frío. No importa, porque ya tienes mucho más que el resto. Piensa por un momento en todo lo que deseas hacer. Tu futuro con ella, tu camino a seguir, el suyo, el de ambos. Si lo piensas y te sientes feliz, no pidas más, da las gracias y respira hondo. Acuérdate de los tuyos, de los momentos vividos y otros tantos que quedan por vivir. Piénsalo sólo un momento. Luego abre los ojos, y vuelve a contemplar todo lo que te rodea. Probablemente estés empapado, pero no te importará. Estarás por encima de todo, y las cosas irradiarán una luz extraña. Te sientes especial. Y todo por un momento de girarte como un jerséy y sentirte. A veces es bueno escucharse. Hace que te sientas más vivo que nunca. Es sólo un momento.


M.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Opinión personal personalizada: Crepúsculo

Como todos bien sabéis, estos días han estrenado en los cines la película Crepúsculo, basada en la novela homónima de Stephanie Meyer. Aprovechando la coyuntura, me gustaría hablar un poco de todo lo que últimamente estoy pudiendo apreciar.

Debo decir que yo no he visto la película, y por ello no voy a opinar sobre ella, pero sí he tenido la oportunidad de leer el primer libro de la saga (por lo visto hay dos o tres más). Y lo cierto es que no me gustó en absoluto. Es una opinión, y como tal, subjetiva. Con ello quiero decir que ni mucho menos lo que piense sobre el libro va a misa. Es más, debo admitir que está escrito de tal manera que engancha. Sin embargo, a mi el argumento me pareció muy flojo: una quinceañera llega a un pueblo porque se va a vivir con su padre y es nueva en el instituto y no conoce a nadie. Entonces, conoce a un tal Edward Cullen, un misterioso chico que poco a poco le va atrayendo, hasta enamorarse de él. Por lo visto, el muchacho, también en edad pubescente, le corresponde. Todo esto pasaría desapercibido si no fuera porque Edward es un vampiro que en realidad tiene 90 y pico de años. Yo veo aquí una mezcla de muchas cosas: “amor” adolescente, un poco de High School Musical, goticismo de mentirijilla y vampirismo edulcorado. De todo menos terror, como he oído decir a algunos. ¿Terror? ¿Un vampirito que va con su novia mortal a casa de sus padres adoptivos para presentarla en familia es terror? Terror, es E. T. A Hoffmann, Guy de Maupassant, J. Sheridan Le Fanu... Ellos sí supieron estremecer con sus descripciones, sus acciones y sus personajes. Y aquí viene el núcleo de mi crítica. Con la aparición de estos libros y la recién estrenada película, ha surgido una especie de fanatismo repentino por el mundo de los vampiros que me ha dejado sorprendida. De repente, todo el mundo adora a los vampiros, canta loas sobre el protagonista principal (el “joven” Cullen) y creen que ya no hay nada más. Esos libros están muy bien (yo misma me lo he leído), pero para mi están bien SÓLO para entretener. El género de terror, y más concretamente la temática vampírica, es mucho más que todo eso. Remontémonos al siglo XIX. Autores de la talla de Edgar Allan Poe, Théophile Gautier o Charles Baudelaire escribieron sobre los vampiros. Y casi nadie les reconoce por ello. El vampirismo no es la historia de las aventuras de chavalitos mortales, compañeros de clase de vampiros que molan tanto y son tan guays que no beben sangre humana y mantienen una apasionada relación con sus cándidas novias mortales. Desde aquí reivindico la necesidad de conocer a todos aquellos autores que hicieron del vampirismo una temática literaria seria. No digo que se dejen de leer esos libros, pero sí animo a todos aquellos que lo hacen a que se den un garbeo por este mundo decimonónico. Haced la prueba: sentaos a la luz de las velas, haceos un té bien caliente, y haceos con La Novia de las Islas, de Polidori, Charles Nodier y Lord Byron, y sumergíos en su lectura... Y seréis bienvenidos a la quintaesencia del verdadero vampirismo. Que Edward Cullen se quede en su casa jugando a la consola con sus colegas.





M.

miércoles, 3 de diciembre de 2008




La vida es fascinante: sólo hay que mirarla a través de las gafas correctas.
Alejandro Dumas.

Es genial


no saber

qué

va a

pasar


mañana.


M.