jueves, 9 de octubre de 2008

¿Qué es el Arte? ¿Para qué sirve?

Foto: obra de Juan Camacho.


Esta entrada va a ver un poco diferente de lo que vengo subiendo hasta ahora. Es fruto de una serie de reflexiones en la clase de la asignatura de Estética Literaria que hago este año.
Brevemente y a modo de introducción para que os enteréis un poco, a lo largo de la historia se han sucedido y a menudo convivido diferentes corrientes estéticas que daban importancia bien a la naturaleza, es decir, a la realidad, bien al destinatario de dicha obra, bien al propio autor. Hubo otra, la teoría objetiva, que daba importancia a la obra misma, es decir, el arte por el arte. El único fin y objetivo de la obra es su existencia misma. A partir de esta teoría y contemplando las otras, surgieron una serie de preguntas que hoy en día están presentes y muchas veces como cuestiones que rozan lo filosófico y metafísico. Esto es: ¿Qué es el arte? ¿Para qué sirve, si algunas teorías defienden su existencia como fin mismo? ¿Tiene alguna utilidad?
El profesor que imparte la asignatura, Perfecto Cuadrado, ha dicho una frase que comparto absolutamente. Él, concretamente, hablaba de poesía, pero vamos, la poesía es arte. Nos comentaba que en una entrevista le preguntaron, según su punto de vista, para qué servía la poesía. Él respondió: la poesía sirve para lograr una mayor calidad de vida. Simplemente genial y, a mi modo de ver, frase extensible a lo que se refiere a arte en general.

Es cierto que muchas personas, especialmente los propios creadores, se han devanado los sesos intentando darle sentido a aquello que hacían. Eso no pasaba en la Antigüedad Clásica, en la que el artista ocupaba un papel muy concreto dentro de la sociedad y además estaba reconocido, tanto él como su finalidad. Sin embargo, con el devenir de los siglos y concretamente en el siglo XVIII, a mi juicio el autor, el artista, quedó huérfano. De hecho, se llegó a tener una consideración peyorativa del artista. En relación con este aspecto me gustaría hacer referencia a la película Moulin Rouge (sí, ya sé que posiblemente para algunos esta mención tenga poco rigor, pero estamos hablando de arte y... ¿Acaso no es el cine el séptimo arte?), en la que Satine, la cortesana, confunde a Christian, el protagonista masculino, con un aristócrata, y cuándo éste le dice que es escritor, la reacción de Satine no puede ser de mayor rechazo: "¡Oh Dios mío! ¡Un escritor!".
Era pues, común, que muchos se plantearan por el verdadero sentido del arte. ¿Qué es el arte? Según la RAE, el arte es manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.
Estoy en desacuerdo con esta definición. Visión personal sí, pero... ¿Desinteresada? Incluso aquellos que perciben la obra artística sin un objetivo más que el de su mera existencia, dejar ver un cierto interés, pues la el hecho de existir en sí es un objetivo. Creo sinceramente que una obra de arte no puede ser desinteresada. Díganselo a aquel escritor cuyo editor le exige un plazo determinado para la entrega de su obra. Aunque sea uno de los aspecto más comerciales del arte, no deja de ser arte, y existe el interés. O aquel escritor cuya máxima para sus obras es dar a mostrar su interior, expresarse, exprimir su jugo sentimental y plasmarlo en una obra. Aquí también hay interés.
Empiezo a llegar a la conclusión que no existe una sola definición de arte, única en inmutable, sino varias definiciones, con multiplicidad de matices. Partiendo de la base de que la percepción del arte ya es algo subjetivo, ¿cómo no va a serlo la concepción del arte mismo?

En cuanto a la pregunta de para qué sirve el arte, yo personalmente opto por la respuesta del profesor Cuadrado. La poesía, y el arte en general, sirve para completar a la persona, para darle una variedad de pensamiento, para poder conocer un mundo de sentimientos inalcanzable en nuestra vida diaria. Muchas veces, al contemplar un cuadro, se despierta en nosotros un tipo de sentimiento imposible de comparar a otro tipo de sensaciones, y sólo se nos repite si rememoramos la visión de ese cuadro. Otras veces, escuchando una pieza de música, recordamos sucesos del pasado, o sensaciones que van estrechamente ligadas a esa melodía. Y todo ello hace más feliz nuestra existencia. A veces, el arte nos despierta cierta conciencia social, o nos permite conocer procesos históricos. O simplemente nos quedamos extasiados por la belleza que ofrecen, aunque no lo entendamos. Creo que el arte sirve para mejorar nuestra vida y para ofrecernos la posibilidad de un mundo alternativo del que vivimos. No es tanto qué es, en términos generales, sino qué es para nosotros, de qué manera nos llena y qué papel ocupa en nuestras vidas. Si le encontramos un sentido en nuestro interior, un huequecito,una significación creo que el Arte ya habrá cumplido la mayor (y yo diría que la primordial) misión que se le podría encomendar.



M.

1 comentario:

TheGreenLion dijo...

Hola wapi! Com anam? Deus estar un poc a tope amb sa UIB ara no? Ostres, mira, agafaria això que has escrit sobre l´art i que s´ho llegissin es pesats de Teoria de L´Art que vaig tenir que escoltar durant 4 anys... Preciós Favole. El més autèntic i senzill pot ser el més gran. Una abraçada artista ;)b