jueves, 23 de octubre de 2008

La chica, el chico y el misterio del frasco (desenlace)


AMOR


Me mirabas con una mezcla entre extrañeza y sorpresa, sin acabar de entender muy bien mi petición.

- Esto... Dices que, que... ?Que tú también quieres tener el frasco?
- Sí, eso es. Es tan tuyo como mío, ¿no?
- Mmmm... Lo cierto es que sí.
- Pues no me parece justo que siendo así, tú lo puedas guardar y yo no.

Me observabas fijamente, mientras te goteaba el pelo a causa de la lluvia. De repente, se te iluminó el rostro, y una pícara sonrisa asomó en tu cansada y mojada cara. Parecía que se te acababa de ocurrir una idea fantástica y tenías serias intenciones de compartirla conmigo.

- Está bien, ambos guardaremos el frasco, pero hay algo que debes saber-Intentaste ponerte solemne.-Para que el frasco no sufra peligro alguno, antes debemos demostrar que estamos preparados para guardarlo conjuntamente, y para ello, debemos unirnos en una sola persona, un sólo ente...
- ¿Estás insinuando lo que yo creo que estás insinuando?

Deduje que así era cuando empezaste a reirte a carcajadas y caíste en un charco.

- No hace falta que te andes con tantos rodeos para decirte que quieres que nos acostemos.

- Ya, pero admite que así es más divertido.

Me levanté y te tendí la mano para ayudarte a que te incorporaras.


No importó secarme con toalla alguna, ni que tomara algo calentito para quitarme el frío de la lluvia. No hizo falta que me secara el pelo con el secador. Tú, las sábanas y nuestras ganas hicieron que me secara, incluso hasta quedarme sin aliento.


FIN

M.

jueves, 16 de octubre de 2008

NIN: And all that could have been

Hola:


Hoy quería poner aquí una canción de Nine Inch Nails. Se llama And all that could have been y he decidido subirla porque me está sirviendo de mucha inspiración para las partes finales de Las Lágrimas del Monstruo. Os escribo las partes que han sido clave para mi (y que de hecho incluiré en algunos fragmentos):

I know you tried to rescue me
Didn't let anyone get in
Left with a trace of all that was
And all that could have been

Please
Take this
And run far away
Far away from me
I am
Tainted
The two of us
We're never meant to be
All these
Pieces
And promises and left behinds
If only I could see
In my
Nothing
You meant everything
Everything to me
Gone fading everything
And all that could have been


Y aquí tenéis la tenéis. El vídeo no es de la canción, sino de la película Réquiem por un Sueño, aunque veréis que ambas casan muy bien.

¡Disfrutadlo!


M.


lunes, 13 de octubre de 2008

La chica, el chico y el misterio del frasco (II)

He de admitir que tus palabras me tranquilizaron sobremanera, y más aún cuando pasaste tu mano por mi cintura y me sonreíste como el guaperas de una película de serie B. Aunque cuando pensé que ese es el primero que la palma siempre ya no me sentí tan reconfortada. Demonios, pienso demasiado.


- Déjame quedarme a dormir contigo.
- No sé si debes.
- Yo sólo sé que debo quedarme junto a ti. No me hagas coger el coche para volver a casa...
- Está bien, me has convencido. Tienes demasiado poder sobre mi. Lo malo es que yo me doy cuenta de ello, pero no sé si soy idiota o...

Pero antes de que acabaras tu disertación yo me estaba lanzando sobre ti y convirtiendo esas palabras en cosas mucho más interesantes.

Toc, toc.

Abro un ojo. Aunque ya está el sol fuera, aún hay cierta penumbra en la habitación, por lo que deduzco que todavía es una hora bastante indecente para despertarse.





Toc, toc.

Tú también los has oído y tras darme un beso y revolverme el pelo te apartas de mi y te pones el albornoz.

- Cielos, ponte algo debajo.
- Tranquila, me lo ato y ya. No creo que sea nadie interesante...

- Buenas días, lamento el madrugón. ¿Es usted el señor Proust?
- Esto... Sí, ¿por qué? ¿Quién es usted?
- Oh, my identidad es lo menos importante ahora mismo...Verá señor Proust, usted tiene algo que a mi me interesa y por lo que estoy dispuesto a ofrecerle lo que usted me pida.

(A juzgar por tu silencio y las palabras que vinieron después deduje que sabías lo que estaba buscando...)

- A usted le interesa obtenerlo, pero yo no quiero entregárselo. El frasco es mío. Váyase.
- Vamos, vamos, no sea necio... Acepte mi propuesta antes de que sea demasiado tarde. Usted sabe tan bien como yo que ese frasco o bien se romperá, o bien lo acabará perdiendo. No hay nada que dure eternamente, señor Proust... Debería saberlo.
- Lo que haga o deje de hacer con el frasco es asunto mío. Y usted... Usted... ¡Usted qué va a saber de mi! (estabas muy nervioso) ¡No tiene ni idea de quién soy, ni de lo quiero, ni de cómo trato o dejo de tratar las cosas que me importan! ¡Ahora márchese!

Lo siguiente que oí fue un portazo inmenso. Al momento, te vi en el salón respirando con dificultad; tus ojos chispeaban.

- Tendría que ir a correr...*




Empezó a llover. Hacía tiempo que te habías ido a correr y todavía no habías vuelto. Empiezo a inquietarme. No me gusta estar sola cuando sé que podría estar contigo, y menos en esta situación. De repente, me doy cuenta que estás protegiendo algo de lo que no tengo la menor idea. Un frasco, sí, pero... ¿Un frasco de qué? ¿Qué cojones tiene ese frasco para que lo defiendas con tanta vehemencia? Oh, no, ya estoy alterada, muy alterada. Y cuando estoy alterada pierdo el control de mis emociones con mucha facilidad. Demasiada.
Salgo a la calle, está lloviendo a mares. ¿Qué es ese frasco? ¿Por qué tanto misterio? ¿Por qué yo no sé nada de todo esto?
Rompo a llorar. Sola, calada hasta los huesos y en pleno ataque de ansiedad, hinco las rodillas en el suelo. Me rindo, no puedo controlarlo.
En medio de la lluvia creo oír unos pasos a la carrera.

- ¡Eh! ¿Pero qué estás haciendo? ¿Estás loca? Joder, ¡entra para adentro! ¿Qué te pasa?
- No lo soporto más, no lo aguanto. ¿Qué narices es ese frasco? Dime, ¿cuál es su contenido para que lo defiendas así? ¿Y por qué he estado yo apoyándote en todo esto, cuando no tengo ninguna explicación al respecto?
- Si te lo digo, ¿te calmarás y entrarás en casa?

Asentí, hipando. Te sentaste junto a mi, en el suelo. Llovía aún más fuerte.

- Ese frasco... Ese frasco contiene los sentimientos que nacieron en mi desde que te conocí. He ido llenando ese cuadro con todo lo que me inspiras, con tus palabras, con mis pensamientos al verte, al sentirte... Lo he guardado ahí porque si llevara encima todos esos sentimientos y recuerdos, el mundo, en constante degradación, me los corrompería, y ya no sería lo mismo. Te daría algo que no mereces. Ese frasco es... Nuestra esencia. La gente quiere arrebatárnoslo porque nunca han percibido nada igual. Envidian lo que tenemos.

La lluvia caía incesantemente.

- Regálamelo.
- ¿Cómo?
- Sí, que me lo regales. Lo custodiaré como si fuera una parte de mi, que en realidad lo es. Dámelo, aunque sea por un tiempo y luego te lo doy y así nos turnamos. Te prometo que nunca se romperá...

(seguirá continuando...)


M.

sábado, 11 de octubre de 2008

Moulin Rouge: Come that Way




Never know I could feel like this
Like I've never seen the sky before
(...)
Everyday I love more and more
Listen to my heart, can you hear it
Telling me to give you everything
(...)
And I love you
until the end of time...

Suddenly the world seems such a perfect place...
(...)
And there' s no mountains too high...
(...)I'll be there by your side...

I love you until the end of time.
Come that way...

jueves, 9 de octubre de 2008

¿Qué es el Arte? ¿Para qué sirve?

Foto: obra de Juan Camacho.


Esta entrada va a ver un poco diferente de lo que vengo subiendo hasta ahora. Es fruto de una serie de reflexiones en la clase de la asignatura de Estética Literaria que hago este año.
Brevemente y a modo de introducción para que os enteréis un poco, a lo largo de la historia se han sucedido y a menudo convivido diferentes corrientes estéticas que daban importancia bien a la naturaleza, es decir, a la realidad, bien al destinatario de dicha obra, bien al propio autor. Hubo otra, la teoría objetiva, que daba importancia a la obra misma, es decir, el arte por el arte. El único fin y objetivo de la obra es su existencia misma. A partir de esta teoría y contemplando las otras, surgieron una serie de preguntas que hoy en día están presentes y muchas veces como cuestiones que rozan lo filosófico y metafísico. Esto es: ¿Qué es el arte? ¿Para qué sirve, si algunas teorías defienden su existencia como fin mismo? ¿Tiene alguna utilidad?
El profesor que imparte la asignatura, Perfecto Cuadrado, ha dicho una frase que comparto absolutamente. Él, concretamente, hablaba de poesía, pero vamos, la poesía es arte. Nos comentaba que en una entrevista le preguntaron, según su punto de vista, para qué servía la poesía. Él respondió: la poesía sirve para lograr una mayor calidad de vida. Simplemente genial y, a mi modo de ver, frase extensible a lo que se refiere a arte en general.

Es cierto que muchas personas, especialmente los propios creadores, se han devanado los sesos intentando darle sentido a aquello que hacían. Eso no pasaba en la Antigüedad Clásica, en la que el artista ocupaba un papel muy concreto dentro de la sociedad y además estaba reconocido, tanto él como su finalidad. Sin embargo, con el devenir de los siglos y concretamente en el siglo XVIII, a mi juicio el autor, el artista, quedó huérfano. De hecho, se llegó a tener una consideración peyorativa del artista. En relación con este aspecto me gustaría hacer referencia a la película Moulin Rouge (sí, ya sé que posiblemente para algunos esta mención tenga poco rigor, pero estamos hablando de arte y... ¿Acaso no es el cine el séptimo arte?), en la que Satine, la cortesana, confunde a Christian, el protagonista masculino, con un aristócrata, y cuándo éste le dice que es escritor, la reacción de Satine no puede ser de mayor rechazo: "¡Oh Dios mío! ¡Un escritor!".
Era pues, común, que muchos se plantearan por el verdadero sentido del arte. ¿Qué es el arte? Según la RAE, el arte es manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.
Estoy en desacuerdo con esta definición. Visión personal sí, pero... ¿Desinteresada? Incluso aquellos que perciben la obra artística sin un objetivo más que el de su mera existencia, dejar ver un cierto interés, pues la el hecho de existir en sí es un objetivo. Creo sinceramente que una obra de arte no puede ser desinteresada. Díganselo a aquel escritor cuyo editor le exige un plazo determinado para la entrega de su obra. Aunque sea uno de los aspecto más comerciales del arte, no deja de ser arte, y existe el interés. O aquel escritor cuya máxima para sus obras es dar a mostrar su interior, expresarse, exprimir su jugo sentimental y plasmarlo en una obra. Aquí también hay interés.
Empiezo a llegar a la conclusión que no existe una sola definición de arte, única en inmutable, sino varias definiciones, con multiplicidad de matices. Partiendo de la base de que la percepción del arte ya es algo subjetivo, ¿cómo no va a serlo la concepción del arte mismo?

En cuanto a la pregunta de para qué sirve el arte, yo personalmente opto por la respuesta del profesor Cuadrado. La poesía, y el arte en general, sirve para completar a la persona, para darle una variedad de pensamiento, para poder conocer un mundo de sentimientos inalcanzable en nuestra vida diaria. Muchas veces, al contemplar un cuadro, se despierta en nosotros un tipo de sentimiento imposible de comparar a otro tipo de sensaciones, y sólo se nos repite si rememoramos la visión de ese cuadro. Otras veces, escuchando una pieza de música, recordamos sucesos del pasado, o sensaciones que van estrechamente ligadas a esa melodía. Y todo ello hace más feliz nuestra existencia. A veces, el arte nos despierta cierta conciencia social, o nos permite conocer procesos históricos. O simplemente nos quedamos extasiados por la belleza que ofrecen, aunque no lo entendamos. Creo que el arte sirve para mejorar nuestra vida y para ofrecernos la posibilidad de un mundo alternativo del que vivimos. No es tanto qué es, en términos generales, sino qué es para nosotros, de qué manera nos llena y qué papel ocupa en nuestras vidas. Si le encontramos un sentido en nuestro interior, un huequecito,una significación creo que el Arte ya habrá cumplido la mayor (y yo diría que la primordial) misión que se le podría encomendar.



M.

martes, 7 de octubre de 2008

La chica, el chico y el misterio del frasco






(Esta es la historia de un chico y una chica en una casa. Ambos tienen algo que los demás quieren y harán lo posible por conseguirlo. Pero ellos lo custodian y lo hacen crecer a cada momento. Es una misión que nadie les ha encargado, pero que ambos se han propuesto a cumplir. Y como son tan geniales seguro que lo consiguen).




El sol empìeza a ocultarse, pero intento sostenerlo en mi mente para tener un poco más de luz. Todavía no puede hacerse de noche. Aún no. Mientras mantengo esa pugna, tú te sientas al borde de la cama y me observas.

-Es tarde; deberías volver a casa.
- Sí, tal vez...

Sonríes, pero no te atreves a decir nada más. Unos vaqueros rotos y una espalda perlada por el sudor no ayudan a ser demasiado convicente. Todo lo contrario.

- Voy a hacer una llamada. En teoría creen que estoy solo ahora mismo...

Cuando te levantas, tu piel adquiere un brillo intensísimo. Me derrumbo; esa visión es más de lo que mi estructura interna pueda soportar. Me tumbo y contemplo la imprefeción del techo, que como una pantalla de cine parece proyectarme.
De repente, suena el timbre. "¡Abre tú!", me parece oír desde el baño. Me visto como puedo y de la forma más decente que las prisas me permiten y me dirijo hacia la puerta sorteando cojines, zapatillas y camisetas.

- Hola, buenas tardes.

El tipo me miraba de forma extraña, pero aliviado, como si hubiera hallado en mi lo que estaba buscando.

- Hola, buenas, ¿en qué puedo ayudarle?
- Sí, eh... Verá, busco al señor Proust, ¿está por aquí?
- Sí, pero me temo que no puede atenderle. ¿Es algo importante?
- ¡Oh, en absoluto! Sólo pasaba por aquí y había pensado en saludarle, eso es todo...

El rostro del tipo se esombreció de golpe y sus pupilas parecieron empequeñecerse a toda velocidad. Apesadumbrado, se dio media vuelta y me dijo adiós con la mano, a lo lejos. Cuando cerré la puerta, apareciste tú. Seguías sin camiseta, pero al menos te habías dignado a abrocharte los pantalones.

- ¿Quién era?
- No lo sé, pero quería verte. Estoy segura de que lo sabía. Ya lo sabe demasiada gente. No sé yo si esto...
- Mira, desde el principio lo tuve claro y te lo dije. Lo que tengo es sólo para ti y para mí. No quiero compartirlo con nadie y no es algo a lo que vaya a estar dispuesto en los p`róximos mil años. Sólo yo tengo el frasco y no voy a permitir que nadie me lo arrebate. Quiero que esté con nosotros...

Calma. Sólo el ruido de ramas y el viento que provoca el sol cuando se esconde.

- Yo... Hacía mucho tiempo que quería decirte una cosa, pero no he reunido el valor suficiente para hacerlo hasta este mismo momento.

Me miras con los ojos muy abiertos.

- Yo... (siento dudas y hasta un cierto miedo)... Te quiero. No sé si significa algo o no quiere decir nada, pero es lo que me sale.
. Significa todo. Nunca lo había oído tan lleno de sentido. Me faltaba algo y acabas de dármelo. Ya no puedo pedir nada más.

Me hincho de orgullo y te abrazo. A pesar de que a veces pueda parecer un saco lleno de cosas sin sentido alguno ni orden ni concierto, estoy segura de que ahora, precisamente ahora, nada va a fallar.


( continuará; las historias bonitas jamás deben quedar incompletas)

domingo, 5 de octubre de 2008

Gigante




Te he visto cantar,
te he visto sentir,
te he visto llorar,
te he visto sonreír,
hacer el payaso,
ponerte moreno,
te he visto en forma,
te he visto enfermo,
creer, crear,
nadar en el mar,
te he visto cansado,
andar preocupado,
te he visto vestido,
te he visto desnudo,
te he visto dormido
y creo que soñabas.

Gigante. Facto Delafe.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Darka Treake hace las Canarias





Hoy voy a ser breve, pero intensa.
Quería dedicar mi entrada de hoy a un señor que ha iniciado una nueva vida en un nuevo lugar. El señor del que hablo es el que aparece en la foto con cara de loco...
Resulta que se ha ido a Tenerife a hacer un máster (los hay suertudos). Desde aquí queremos desearte todas las buenas vibraciones del mundo. Sabemos que te va a ir genial y vas a triunfar. Cuando vuelvas tendrás que tratarnos a todos xDDD. Sé que te vas a convertir en un profesional como la copa de un pino y que además esta experiencia te va a ayudar mucho. Desde aquí te envío toda la fuerza del mundo. Te echaremos todos de menos :)


M.


P.D.: espero respuesta...
P.D.2: ¡eh! Cuídalo, ¿va?