lunes, 1 de septiembre de 2008

The Orange Tree






Ojalá volviera a verte,
y jugásemos a hacer que no nos conocemos,
cuando ambos sabemos demasiado.
Ojalá volviese a verte.
Te invitaría a sentarte a la sombra del naranjo,
donde una vez te miré y supe lo que quise.
Seguro que si volviese a verte,
ambos haríamos como que nos evitamos
cuando en el fondo
quiero que vengas sin más,
toques la puerta de mi casa
y el resto sea historia.
Ojalá volviera a verte.
Te diría que me entristezco
cuando me miras indiferente.
Que mis ánimos se apagan si no sonríes.
Te diría en fin,
que ya sabía quien eras cuando te vi.

M.


Música: Philip Glass. BSO de El Ilusionista

3 comentarios:

Mayec Rancel dijo...

Hola M.

Gracias por visitar mi blog, y sobre todo por tomarte la molestia de dejar un comentario. Me ha hecho ilusión tu saludo. Además, me ha resultado gracioso que firmes como "M.", cosa que yo también hago con frecuencia últimamente.

Espero volver a verte por mi extraña casa. ¡Hasta pronto!

Eterna reflexion dijo...

al final nos quedamos siempre con un recuerdo que se acaba perdiendo entre los pensamientos.

me gustan esos textos si señor!

un saludo desde Albacete

Horrach dijo...

Hombre, Philip Glass. Me gusta, aunque es cierto que casi todas sus piezas se acaban pareciendo.

Una que escapa a esos parecidos, y que me parece su mejor obra, es 'Mad rush', que escribió en homenaje al Dalai Lama (creo que Glass es budista), con motivo de un viaje que hizo el Lama a Nueva York.

shalom