sábado, 16 de agosto de 2008

If only I could see...




Nunca ha ocurrido
Que alguien lo viera.
Soy un latido

Siempre a la espera


Michael Ende: La Historia Interminable. UYULALA; Voz del Silencio.

¿Qué ves cuando te miras al espejo? Dicen que en él se refleja una imagen distorsionada de nosotros mismos; vemos lo que queremos ver, no lo que realmente somos. Lo mismo pasa con nuestra imagen respecto a los demás. A veces tendemos a infravalorarnos o a sobrevalorarnos, y no vemos que la gente tiene una idea muy diferente. Y entonces vienen los encontronazos. A veces uno se da cuenta, y con esa percepción de la realidad, uno se pregunta si realmente existirá en el mundo la persona capaz de ver a través de ti, de captar tu esencia. El amor viene y se va, eso no cuenta; besar, podemos besar a cualquiera, pero a ver quién ha encontrado a alguien capaz de alcanzar la magnificencia de tu alma. Puede que sea tu peor enemigo, o un conocido. Tú no lo sabes, no lo esperas. Y el día menos pensado aparece esa persona. Y lo presientes. Ves en sus ojos una manera de pensar que te impresiona, que te impacta. Y cuando te quieres dar cuenta, estás haciendo lo posible por conocer mejor a esa persona. Cuando la has conocido, ha sido como si te chocaras a toda velocidad contra un muro, o como si te cayeras de una segunda planta. No te matas, pero el golpe es considerable, lo suficiente como para darte cuenta que la vida es mucho más profunda y grande de lo que creemos. Puede que no sea la persona, esa que todos buscamos, aunque nos empeñemos en negarlo, pero al menos te dice algo, te transmite un mensaje. Yo creo que cuando nos pasa algo así es porque creemos que esa persona será capaz de entendernos, e incluso de ver cosas que ni nosotr os mismos habíamos visto. Y... ¿No es precioso, en esos encuentros, conocer a gente que, sin quererlo ocupan un sitio en tu vida? No hay que buscar; cuando se busca no se tiene la mente abierta. Nos cegamos y no vemos que aquello que buscamos desesperadamente está justo delante de nosotros. Abrid los ojos, los oídos, la mente y el corazón. Quién sabe...

M.



P.D.: os recomiendo la canción que he subido. Es uno de mis grupos preferidos, NIN, y ésta, And all that could have been, pega mucho con este post.

No hay comentarios: