miércoles, 9 de julio de 2008

La Novia de las Islas

Hay una superstición muy extendida en las islas del sur de Escocia, aunque no posea ya la fuerza que tuvo hace apenas un siglo, según la cual, las almas de aquellos cuyas acciones fueron malvadas durante su vida mortal, se han negado con las mismas, con sus atrocidades, toda posible felicidad en la otra vida; vivirán eternamente en la perdición más absoluta, aunque poseyendo, sin embargo, toda la apariencia de la vida, merced a un poder que les otorgan espíritus infernales.
Eso es lo que faculta al espíritu malvado a entrar en el cuerpo de otro en el preciso instante en que su alma abandona el cuerpo que yace en tierra; y el cuerpo, a través de su alma liberada, cobra nuevamente la vida– la misma mirada, la misma voz, la misma expresión de maldad–, y bebe y come, y disfruta de lo que es común entre los humanos, pero propendiendo siempre a la vileza. A esas almas errabundas las llamaron vampiros. Su segunda existencia, y así hay que considerarla, se sostiene sólo a través de lo diabólico y lo hórrido. Son seres que seducen a las adorables vírgenes, y yacen con ellas, y beben su sangre, pues sólo así se renuevan para vivir un año más y continuar su satánico vagabundaje. Si no ha encontrado mujer con la que yacer y a la que sacrificar antes de que se apague la luna, el vampiro muere. Y no queda reducido a un mero esqueleto, sino que se desvanece en el aire. Y ya no es más.


Fragmento de La Novia de las Islas. De John William Polidori, Charles Nodier y Lord Byron.


¡Hola a todos! Tengo que comunicaros un notición: voy a iniciar la redacción de mi primera obra de teatro. Se llamará El Réquiem del Mal, y será una adaptación de la novela corta Las Lágrimas del Monstruo, que yo misma estoy escribiendo. ¡ya tendréis noticias!


M.

3 comentarios:

Darka Treake dijo...

Me ha gustado el final. Que ya no es más... Destino ineludible.


Te deseo mucha suerte con la obra de teatro!!!
ya nos irás mostrando.
yo he pensado a veces que me encantaría poder escribir teatro. per es un arte que desconozco por completo.

tal vez podríamos ir algún día a ver una obra, seguro que te sirve de inspiración y ayuda.

1bsote!
Darka.

Favole dijo...

A mi me encanta el teatro, de hecho mi vocación frustrada (y secreta, hasta ahora) era la de actriz.
Cuando quieras vamos a una :)

Cristina Puig dijo...

Que bueno!!! Que guay lo de la obra:) ya nos iras contando. La idea q nos enviaste me gustó mucho.

Mordiscos
Cris