domingo, 13 de julio de 2008

La niña enamorada del mar




Ella lo miraba y lo miraba. Veía a las olas ir y venir, mojarle los pies, salpicarle la cara. Observaba sus tonalidades verdosas, azuladas, negruzcas... Veía cómo su espuma brillaba con la luz del sol y cómo flotaba y moría al llegar a la arena.
Disfrutaba sumergiéndose en sus aguas, nadando entre peces y medusas fosforescentes, explorando un mundo que creía más suyo que de la naturaleza. Después, salía y se tumbaba en la arena, notando cómo la sal se cristalizaba en su piel. Cerraba los ojos y se veía a sí misma bailar sobre el agua, como una bailarina. Los pies apenas rozaban la superficie, y ella giraba sin parar, creando ondas en el agua, haciendo vibrar el fondo marino. Entonces se despertaba y encontraba el mar en calma, la noche tranquila y sus pisadas borradas por la marea.

Entonces, llegó la desgracia: la niña debía marcharse muy lejos de allí, lejos de todo lo que siempre amó: de su playa, de su arena, de su mar... Bajó a la orilla para que ésta escuchara su llanto; sus lágrimas se mezclaron con el agua de mar, que se agitaba tanto que parecía hipar de tristeza. Pero al caer el sol, el dolor se endureció en el corazoncito de la niña. Se quitó su delicado vestido, se descalzó de sus diminutas sandalias y miró al cielo. La luna era testigo de su sacrificio por amor. Entró despacio en el agua; temblaba, pero no de miedo, sino de emoción. La niña se introdujo en el agua, y mientras empezaba ahogarse, sonrió feliz; ya nadie volvería a separarla de su amante el mar...



M.

3 comentarios:

Darka Treake dijo...

Dios...
No he entendido por qué hace eso...

me ha gustado mucho la idea... el suicidio, ese suicidio, en conjunción con el mar, que tanto ama...
pero, por qué?
qué se me escapa?


Precioso, aunque triste...
Darka.

Favole dijo...

No es preciso entender...
El ser humano tiene la manía de querer tener todo bajo control, entenderlo todo, comprender todas las cosas. Cuando algo se le esapa, duda. A veces no hace falta entender las cosas. Si te digo la verdad, no sabría responderte por qué lo hace... Es como si yo me hubiera convertido en una obervadora más de los hechos.
M.

P.D.: cuanto más buscas respuestas a lo que se te escapa, más difícil resulta de entender

Darka Treake dijo...

"Es como si yo me hubiera convertido en una obervadora más de los hechos."


Con eso ya has respondido.
a veces se escribe, y somos eso, simplemente espectadores de la fantasía...

1bsillo
Darka.