jueves, 3 de julio de 2008

Ella


—Yo soy ardiente, yo soy morena,
yo soy el símbolo de la pasión,
de ansia de goces mi alma está llena.
¿A mí me buscas?
—No es a ti, no.
—Mi frente es pálida, mis trenzas de oro,
puedo brindarte dichas sin fin.
Yo de ternura guardo un tesoro.
¿A mí me llamas?
—No, no es a ti.
—Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz.
Soy incorpórea, soy intangible,
no puedo amarte.
—¡Oh ven, ven tú!

Rima XI. Gustavo Adolfo Bécquer.



Cuando Ella te mira, ya no hay nada que hacer. Te envuelve y te atrapa. No puedes resistirte.
Sus ojos son como dos faros que te guían por la senda de la perdición. Su espalda, el lienzo donde se han dibujado miles de paisajes y otros tantos bocetos.
Sus manos son las redes del Destino, y su ombligo la piscina donde te bañas cada noche con la luz de la luna.
Ella es tu sueño y tu pesadilla, la que te persigue y a quien persigues. Nadie va a quererte tanto; nadie va a odiarte tanto*. Extremos que se unen en un sólo cuerpo, el de Ella.
Capricho de los dioses y luz del barquero. El camino más serpenteante. El río de la agua helada donde las ninfas se bañan en los cuentos que escribes a la luz de las velas. Nunca imaginaras un hada más hermosa para tus historias, nunca hallarás una mujer igual.
Es el símbolo de lo intangible, la materialización de un ideal. Es un ser inalcanzable, y por ello mismo deseas alcanzarla por encima de todo.
Es todo aquello que siempre quisiste, y cuyo nombre pronuncias en silencio en medio de tu soledad. No osas hacer ostentación de tu deseo; tu orgullosa alma te lo impide.
Por mucho que lo niegues, por mucho que corras y lo disimules, en el fondo se oculta la verdad: temes encontrarte con Ella porque sabes que es la respuesta a tu larga búsqueda. ¿Y qué pasaría si te abandonases en sus brazos y la búsqueda finalizara? Prefieres no saberlo; la vida te resulta más segura sin arriesgar tus sentimientos...


M.


*Jarabe de Palo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena de nuevo, creo que este estilo de escritura te favorece, más humano, y muy tuyo, más anclado a tus pensamientos y emociones y más seductor para los que comparten alguno de los sentimientos que escribes. He de decir que eres una nudista literaria y eso se agradece. En cada palabra te quitas una prenda, en cada frase descubres alguna curva sinuosa y recóndita de ti. Yo, que algo te conozco, creo vislumbrar en tus textos una parte de la dicha que se te presenta y de las preocupaciones que te afligen y por eso, si la literatura se escribe desnudo, sabe exquisitamente más placentera.

Felicidades, aunque atrasadas, por tu cumpleaños. Espero que nos veamos pronto.

Att.:
El anónimo desanonimado.

Favole dijo...

como siempre, Morellón, eres un encanto :)
Sí, lo cierto es que algo me conoces, y me gusta, porque podemos hablar de tú a tú. Ya son bastantes años ^_^
No me olvido de la merienda que te debo, así que dime cuando te va bien, quedamos y nos contamos la vida, que tenemos muchas cosas que contarnos, al menos por mi parte :)

Un beso anónimo pelirrojo ;)

M.