jueves, 19 de junio de 2008

Addaia: la Historia





Cuenta la historia que Addaia era la hermana melliza de la Diosa Luna. Un día, celosa de que ésta fuera tan venerada por los mortales, la secuestró e intentó suplantarla, iluminando los corazones de los seres de la Tierra. El padre de ambas, el Espíritu de Todas las Cosas, se percató de tal engaño, y castigó a Addaia severamente. Desde entonces, Addaia es la Diosa de los Sueños Imposibles, el Espíritu de lo Irrealizable...
Cuenta también la historia que Addaia, triste y desamparada, se pasea cada noche entre los durmientes y penetra en sus más profundos sueños, haciendo que éstos parezcan increiblemente reales. Sin embargo, al despertar, los pobres mortales contemplan con desilusión que sus sueños sueños son, hundiéndose en una profunda desazón...
Addaia se llamaba el barco de Anthos Villanus, un legendario marinero. Villanus era conocido por querer alcanzar la gloria a toda costa, y soñaba con llegar a lugares donde nadie nunca había llegado. Uno de ellos era la Isla de los Sueños Perdidos, donde se decía que aguardaban los más sorprendentes misterios. A ojos de la mayoría, Villanus cometió el gran error de bautizar a su barco con el nombre de Addaia. Dicen los aldeanos que, debido a esa fatalidad, el espíritu de la Diosa se introdujo en el barco. Quiso la casualidad o el Destino predispuesto por la dicha diosa que el barco naufragase, pereciendo todos sus tripulantes. No se halló ni rastro de Anthos Villanos. Los mismos aldeanos, mi curioso lector, os responderán lo siguiente al respecto: "Addaia era llamado su barco, Addaia la Diosa de los Imposibles, Los Sueños Perdidos su destino... ¿Cómo no iba a tragarse el mar su dicha?". Algunos, de hecho, dicen haber visto a Villanus en las más solitarias calas, gritando a la Luna Llena que le socorra de las malas acciones de su Hermana...


Addaia, quisiste ser la Luna,
pero no se te predispuso tal fortuna.
El cielo te expulsó de su manto;
aun ahora en la Tierra oímos tu llanto.
Quisiste desafiar tu propio Destino;
y ahora con tus lágrimas estos versos escribimos.
Diosa de lo Imposible eres,
pertubar nuestro sueño
es ahora uno de tus deberes.
Juegas con todo aquello irreal,
luego en sus ilusiones los hombres
encuentran un triste final.
Addaia, quisiste ser la Luna
pero ni los dioses
pueden gozar de tal fortuna....

Addaia y la Isla de los Sueños Perdidos.

Bueno, lo prometido es deuda; aquí tenéis la introducción de la historia de la que os hablé ayer, que como veis, ya tiene título. Estoy realmente ilusionada con esta nueva historia. Le pega la música, ¿eh? Espero que os guste, ¡id diciéndome vuestras opiniones! Mañana ya acabo los exámenes, así que os iré mostrando más cosas.

Un beso!

M.

POST EDITADO:

16:58 de la tarde:

¡ENHORABUENA! Ahora que ya eres psicólogo, ¿tengo que tratarte de usted? :P

1 comentario:

Darka Treake dijo...

Por supuesto!
Antes ya tenías que tratarme de usted y no lo hacías, así que presumo, soñadora de sueños imposibles, que seguirás sin hacerlo...


Me ha encantado este cuentito! de verdad, un 10!!
A ver si nos cuentas más, porque promete, y mucho!
Y el poema, muy bonito también.

Ya sabes que yo estoy enamorado de la Luna, aunque jamás la trataría como su hermana en tu cuento...
Cuidala tú también en tu historia...

1bsito!!
Darka.

PS: Asias!!!