domingo, 3 de febrero de 2008

Conexión


¿Alguna vez has sentido una conexión total con algo/alguien? Un amigo/a, una canción, una persona a la que hace poco que conoces, un iPod...
Cuando eso sucede, de repente todos tus pensamientos están en armonía; todo cuadra, sin más. Parece que en ese momento todo tiene sentido: si es una canción, no dejas de ponerla una y otra vez; si es un amigo/a, te sientes tremendamente feliz de tener a esa persona cerca de ti; si es alguien a quien hace poco que conoces, te embarga una extraña sensación , pero al mismo tiempo deseas volver a ver a esa persona. La conexión total: darse cuenta de una identificación con algo o alguien. Es difícil en el mundo en el que vivimos, por eso cuando sucede es un momento mágico. Además, parece que el mundo se detiene... La letra de la canción, el carácter de tu amigo, la forma de ser de esa persona poco conocida... Sucede en cualquier lugar: en el coche, en un bar, en el autobús, en la biblioteca...
Buscar intencionadamente la conexión etrne algo o alguien es imposible. La hay o no la hay. No es algo coherente ni algo de tu elección. Está. Tampoco puedes hacer que desaparezca por mucho que quieras; no es un hilo que puedes cortar. Ese hilo te ata y te envuelve involuntariamente y hace que nunca olvides esa canción, que pase lo que pase siempre quieras a tu amigo/a, que esa persona a quien hace poco que conoces te atraiga de forma irremediable...

No hay comentarios: