sábado, 27 de diciembre de 2008

La historia más bonita jamás contada






Yo, un bicho de mucho cuidado





Reconozco que me haces falta.
Hasta ahora no me gustaba reconocer que necesitara a nadie, pero ver que pasan los días y sentirme como un niño que ha perdido la última pieza de su puzzle cuando no estás conmigo, me ha dado qué pensar.

Me choqué con la pared del asombro cuando te vi. Y me sangró la nariz. A veces todavía me sangra. No sabía como mirar para que no se notara, pero las manecillas del tiempo empezaron a correr. Podía oírlas cuando te tenía delante de mi en la calle, a oscuras.

Tic-tac tic-tac tic-tac...






Nunca haré los puntos de las íes como si fueran corazoncitos, ni escribiré tu nombre en la corteza de un árbol, pero te pensaré un poco cada día, recreándome en la idea de que tal vez tu estés haciendo lo mismo.

Me gusta sorprenderme riéndome sola, sintiéndome orgullosa de lo que estamos haciendo. Cada paso es una palabra; este camino, la historia más bonita jamás contada. Suena a ñoñez, pero qué narices... Es precioso.

Las horas pasan despacio, sin prisa, con calma...
Abro los ojos y veo el silencio cubrirte suavemente para que no pases frío. Te veo a ti y me doy cuenta de que no puede pasarnos nada malo, y si nos pasa, seguro que no será nada.

Y sin querer, ya es por la tarde y el sol se ha marchado. Antes de que llegue la noche, nos paseamos por esos lugares a los que suele ir poca gente, y vemos cosas como ésta...Esta imagen es de Helden, de la web www.ojodigital.com


Y sí, me haces mucha falta. Y me encanta.


M.


(Ñoñeces Sin Fronteras)

domingo, 21 de diciembre de 2008

Bu:

Siempre y cuando la ingente cantidad de trabajo de la carrera me lo permite, intento leer algo que no tenga que ver con Historia. Ahora mismo estoy en la lectura de un libro de Gustave Flaubert, Cuentos Negros y Románticos. Me gustaría dejaros un fragmento que me gustó muchísimo. Refleja perfectamente la pequeñez del ser humano y nuestra propia prepotencia.

M.


(...) Te dices libre, y cada día actúas empujado por mil cosas. Ves una mujer y la amas, te mueres de amor por ella; ¿eres acaso libre de calmar esa sangre que late, de calmar esa cabeza ardiente, de comprimir ese corazón, de calmar esos ardores que te devoran? ¿Eres libre de tu pensamiento?, mil cadenas te retienen, mil agujas te empujan, mil obstáculos te detienen. Ves a un hombre por primera vez, uno de sus rasgos te choca, y toda tu vida sentirás aversión por ese hombre, que quizá te habría gustado si tuviera la nariz menos gruesa. (...)

(...) ¡Pobre debilidad humana!, con tus palabras, tus lenguas, tus sonidos, hablas y balbuceas; defines a Dios, el cielo y la tierra, la química y la filosofía, y no puedes expresar, con tu lengua, toda la alegría que te causa una mujer desnuda... ¡O un bizcocho!


Gustave Flaubert. Cuentos Negros y Románticos.



P.D.: fue todo un placer ayudarte. Ayer estuve muy orgullosa de ti. Te ailofyu, pelo-seto.

lunes, 15 de diciembre de 2008

La descrizione di un attimo...





La descrizione di un attimo
le convinzioni che cambiano
e crolla la fortezza del mio debole per te
anche se non sei più sola perché sola non sai stare
e credi che dividersi la vita sia normale
ma la mia memoria scivola
mi ricordo limpida la trasmissione dei pensieri
la sensazione che in un attimo
qualunque cosa pensassimo poteva succedere
E poi cos'è successo
aspettami oppure dimenticami
ci rivediamo adesso
dopo quasi cinque anni
e come sempre sei la descrizione di un attimo per me
e come sempre sei un'emozione fortissima
e come sempre sei bellissima
Mi hanno detto dei tuoi viaggi
mi hanno detto che stai male
che sei diventata pazza
ma io so che sei normale
mi chiedi di partire adesso
perchè i numeri e il futuro non ti fanno preoccupare
vorrei poterti credere
sarebbe molto più facile
rincontrarci nei pensieri
distesi come se fossimo
sospesi ancora nell'attimo in cui poteva succedere
E poi cos'è successo
aspettami oppure dimenticami
ci rivediamo presto
fra almeno altri cinque anni
e come sempre sei la descrizione di un attimo per me
e come sempre sei un'emozione fortissima
e come sempre sei bellissima perchè
come sempre sei la descrizione di un attimo.

Tiromancino. La descrizione di un attimo






Contempla la tarde caer a tu alrededor. Ves como empieza a llover; las gotitas de lluvia parecen las notas de un piano que tímidamente son tocadas por una mano inexperta pero sensible. El cielo es hermoso. Gris y naranja al mismo tiempo. Siéntate en un banco y percibe la humedad del ambiente, cómo te envuelve. Cierra los ojos y vuélvete hacia ti mismo, como si fueras un jerséy. Explora tu alma como si fuera un camino que ya conocías pero por el que hacía tiempo que no pasabas. Piensa en aquellos momentos que te hicieron temblar, y estremécete de nuevo. Aquel beso, aquellas palabras que tanto tiempo llevabas esperando. Aquello tan perfecto que ni siquiera habías soñado: la encarnación de la felicidad en la persona más bella que nunca has conocido. La alegría plena. Esos paseos por la ciudad obervando a las gentes y viendo lo frágil que es todo. Las miradas silenciosas. Las risas llenas de entusiasmo(cuando uno es plenamente feliz y se ríe, se nota). Piensa cómo era tu vida antes y medita si has cambiado. Empápate de saber que te sientes pleno, que no hay nada más bonito que las pequeñas cosas. Qué más da si vives en un lugar destartalado, o si tienes un coche que tarda en arrancar cuando hace frío. No importa, porque ya tienes mucho más que el resto. Piensa por un momento en todo lo que deseas hacer. Tu futuro con ella, tu camino a seguir, el suyo, el de ambos. Si lo piensas y te sientes feliz, no pidas más, da las gracias y respira hondo. Acuérdate de los tuyos, de los momentos vividos y otros tantos que quedan por vivir. Piénsalo sólo un momento. Luego abre los ojos, y vuelve a contemplar todo lo que te rodea. Probablemente estés empapado, pero no te importará. Estarás por encima de todo, y las cosas irradiarán una luz extraña. Te sientes especial. Y todo por un momento de girarte como un jerséy y sentirte. A veces es bueno escucharse. Hace que te sientas más vivo que nunca. Es sólo un momento.


M.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Opinión personal personalizada: Crepúsculo

Como todos bien sabéis, estos días han estrenado en los cines la película Crepúsculo, basada en la novela homónima de Stephanie Meyer. Aprovechando la coyuntura, me gustaría hablar un poco de todo lo que últimamente estoy pudiendo apreciar.

Debo decir que yo no he visto la película, y por ello no voy a opinar sobre ella, pero sí he tenido la oportunidad de leer el primer libro de la saga (por lo visto hay dos o tres más). Y lo cierto es que no me gustó en absoluto. Es una opinión, y como tal, subjetiva. Con ello quiero decir que ni mucho menos lo que piense sobre el libro va a misa. Es más, debo admitir que está escrito de tal manera que engancha. Sin embargo, a mi el argumento me pareció muy flojo: una quinceañera llega a un pueblo porque se va a vivir con su padre y es nueva en el instituto y no conoce a nadie. Entonces, conoce a un tal Edward Cullen, un misterioso chico que poco a poco le va atrayendo, hasta enamorarse de él. Por lo visto, el muchacho, también en edad pubescente, le corresponde. Todo esto pasaría desapercibido si no fuera porque Edward es un vampiro que en realidad tiene 90 y pico de años. Yo veo aquí una mezcla de muchas cosas: “amor” adolescente, un poco de High School Musical, goticismo de mentirijilla y vampirismo edulcorado. De todo menos terror, como he oído decir a algunos. ¿Terror? ¿Un vampirito que va con su novia mortal a casa de sus padres adoptivos para presentarla en familia es terror? Terror, es E. T. A Hoffmann, Guy de Maupassant, J. Sheridan Le Fanu... Ellos sí supieron estremecer con sus descripciones, sus acciones y sus personajes. Y aquí viene el núcleo de mi crítica. Con la aparición de estos libros y la recién estrenada película, ha surgido una especie de fanatismo repentino por el mundo de los vampiros que me ha dejado sorprendida. De repente, todo el mundo adora a los vampiros, canta loas sobre el protagonista principal (el “joven” Cullen) y creen que ya no hay nada más. Esos libros están muy bien (yo misma me lo he leído), pero para mi están bien SÓLO para entretener. El género de terror, y más concretamente la temática vampírica, es mucho más que todo eso. Remontémonos al siglo XIX. Autores de la talla de Edgar Allan Poe, Théophile Gautier o Charles Baudelaire escribieron sobre los vampiros. Y casi nadie les reconoce por ello. El vampirismo no es la historia de las aventuras de chavalitos mortales, compañeros de clase de vampiros que molan tanto y son tan guays que no beben sangre humana y mantienen una apasionada relación con sus cándidas novias mortales. Desde aquí reivindico la necesidad de conocer a todos aquellos autores que hicieron del vampirismo una temática literaria seria. No digo que se dejen de leer esos libros, pero sí animo a todos aquellos que lo hacen a que se den un garbeo por este mundo decimonónico. Haced la prueba: sentaos a la luz de las velas, haceos un té bien caliente, y haceos con La Novia de las Islas, de Polidori, Charles Nodier y Lord Byron, y sumergíos en su lectura... Y seréis bienvenidos a la quintaesencia del verdadero vampirismo. Que Edward Cullen se quede en su casa jugando a la consola con sus colegas.





M.

miércoles, 3 de diciembre de 2008




La vida es fascinante: sólo hay que mirarla a través de las gafas correctas.
Alejandro Dumas.

Es genial


no saber

qué

va a

pasar


mañana.


M.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Bu

Hoy, a 26 de noviembre, tengo la gran alegría de explicaros que por fin, después de más de un año, acabo de terminar mi primera novela, Las Lágrimas del Monstruo. Mi siguiente acción será revisarla a fondo y corregir posibles errores para poder registrarla después. Pero ya está. He terminado. Mi primera gran historia acaba de ver la luz. Espero que todos podáis conocerla pronto y veáis mi intento por salirme de las típicas y tópicas historias de vampiros.


M.

lunes, 24 de noviembre de 2008




Cuando se miran las cosas con otros ojos se descubren lugares maravillosos...




Hay casas que tienen una lavadora en el jardín...




... En las que habitan seres de inconmensurable tamaño...




... Con caminos a destinos desconocidos...



Los domingos son para cambiarse los ojos y ponerse los de ver las cosas de colores.



M.

lunes, 17 de noviembre de 2008

Maltrato animal y otros desastres

Fuente de la imagen: http://www.adn.es/ciudadanos/20071111/IMA-0901-toro-medinaceli/


Estaba yo esta mañana tomándome un café en el bar de la universidad, y cuál ha sido mi horror al hojear el periódico y ver esta fotografía. Por lo visto se trata de una tradición de Soria, denominada "el toro de Medinaceli". En la foto podéis comprobar que al animalito se le ponen una especie de antorchas en los cuernos y se le hace corretear por las calles. Imaginaos si os pusieran unas antorchas en la cabeza y os azuzaran para que corriérais. Exacto, estaríais aterrorizados. Imaginaos entonces cómo debe sentirse ese animal, acostumbrado a pastar tranquilamente por el campo. Un día lo cogen, lo meten en las calles y le ponen fuego en sus cornamentas. Los toros no son animales violentos, es algo demostrado, pero es más que obvio adivinar el terror que podría sentir.
Parece ser que es más que habitual este tipo de tradiciones en nuestro país, y ya no me refiero sólo al "magnífico" arte del toreo; ¿quién no ha visto por las noticias la tradicion de lanzar a una pobre cabra por un campanario ante los vítores de la población?.
El maltrato animal está a la orden del día. Siempre desde mi humilde opinión, considero que todas aquellas personas que no sienten respeto por los animales dicen muy poco como seres humanos o entes sensibles. Los hay que piensan que nosotros somos superiores a dichos animales. Lo curioso es que somos un animal más, un ser vivo con la capacidad de poder comunicarnos mediante el lenguaje y con una inteligencia supuestamente avanzada. Digo supuestamente porque en casos como éste mi afirmación puede quedar en entredicho. Un perro puede ser maltratado, vejado y humillado, pero cuando su dueño vuelva a casa, lo recibirá con una devoción y una alegría conmovedoras. A nosotros nos hacen alguna faena y ya estamos esperando el momento adecuado para devolverlo. Creo que en cosas de este tipo, es muy dudosa la superioridad de la raza humana de la que muchos presumen. Un animal no es rencoroso, es cariñoso, devoto de sus seres queridos, fiel, instintivo... Y listo. Muy listo. Creo que tenemos muchísimo que aprender de los animales. Entre otras cosas, el respeto a los que nos rodean. Ellos no atacan si no se sientes amenazados, ni se ríen al ver el sufrimiento de otro ser vivo, ni drogan a otros animales ni los hacen sangrar delante de un trapo rojo para divertimento propio y ajeno. Nuestra capacidad de intelecto se vuelve en nuestra contra. Cuanta más inteligencia humana, mayores sentimientos inhumanos.


M.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Divagaciones esquizoides.






Las calles mojadas evidencian el cambio de estación. Los adoquines, resbaladizos, brillan a la luz de las farolas. Todo está sospechosamente tranquilo, y apenas me atrevo a asomarme. Temo que mi presencia vaya a estropear la visión, como una pincelada desafortunada en un cuadro prodigioso.

A veces me pregunto en qué me he convertido; soy otra persona. Todos somos otros distintos a los que hemos sido alguna vez, que al mismo tiempo fueron diferentes a los de otras veces... Ya sabes, el secreto está en el cambio.

Lo que cuenta ahora es el presente. Presente, una palabra que durante el tiempo en que se pronuncia pierde todo su sentido; se convierte en pasado. Este mismo segundo, ya es pasado. Ahora mismo estarás leyendo esto. Ya es pasado, pero está formando parte de tu presente. ¿No es hermoso observar la relatividad de conceptos que la gente tiene como insondables e inamovibles?

Todos somos distintos que hace años. Hay que darse cuenta y aceptarlo. Pensaste que habías perdido al amor de tu vida entre las sábanas de alguna amante en ciertas noches que parecían hermosas y eternas, pero ahora todo aparece bajo un color claro y, como en las pelis románticas, el aire huele a algodón de azúcar.

O tal vez pensaste que tu futuro no era más que trabajar en un lugar deprimente y pasar laaargos años en casa de tus estimados progenitores. Pero tu futuro es el ahora y, oh cielos, se han fijado en ti y ganas lo suficiente como para poder gozar de los placeres de la carne lejos de los amenazantes ronquidos paternos.

Así es la vida, amigo. Cambios. Constante movimiento, como las estaciones. Si las calles mojadas reflejan que ya hace frío, mira un poquito dentro de ti. Te asustará ver que nada es como antes. Esa abrumadora sensación del paso de las cosas sobre ti. Cosas que pasan y que te moldean, como un pedazo de barro. Puedes verlo así, pero yo creo que con ese barro pueden hacerse esculturas preciosas.


M.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Los sueños (poema)

A veces sueño con cosas sin sentido,
como que yo duermo, y tú te has ido.
A veces creo que vivo lo que sueño,
otras, que sueño lo vivido.

Los sueños traicionan la mente
se introducen en el alma, en la vida,
y te hacen ver otros mundos, otra gente.
Por un momento no hay salida.

Los sueños me hacen respirar
me dan alas, puedo cantar.
Hacer el amor contigo,
nadar en el mar.

Sueños de amor, sueños perdidos,
sueños en el suelo, en mi cama.
Por mucho que quiera, son olvido.
Conceden mis deseos, roban mi calma.


M.


(de un comentario hecho para el blog "El Jardín Prohibido")





Hay días en los que te das cuenta de muchas cosas, como si despertaras de un profundo letargo y todos tus sueños tuvieran sentido. Hay días en los que lo comprendes todo. Hoy es uno de ellos.
Te levantas aburrido de alguna parte, fastidiado sin saber muy bien por qué, y decides recorrer todos aquellos rincones que a simple vista parecen triviales y aburridos. Empiezas caminando pesadamente, arrastrando los pies; te molesta no tener nada que hacer.
Entonces empiezas a mirar los lomos de los libros, y a curiosear entre papeles. Empieza a ser interesante.
De repente, sin saber por qué ni cómo, sientes la necesidad de cerrar los ojos y pasar las páginas de aquellos libros, notando el contacto del polvo entre tus dedos, oliendo la humedad y la vejez.
Con los ojos cerrados, ves. ves a una persona y a una vida. Contemplas de un golpe los aspectos más íntimos de su ser, aquello que ni él mismo ha visto. Además de sus inquietudes y aficiones, percibes lo que siente, aquello por lo que llora, y comienzas a asustarte. Aprecias que su dolor no es por cualquier motivo, y que ama y odia el mundo a partes iguales. Eres capaz de entender que, a pesar de las decepciones y las heridas, esa persona puede ver un brillito de luz en la gente, identificar aquellos seres que pueden llenarle y envolverse de ellos. El cielo le resulta de un color maravilloso, y para esa persona cada día es una oportunidad más para ser feliz. Todas esas sensaciones te queman los párpados. Es la realidad más abrumadora: la esencia de una persona en sí acaba de presentarse en tu interior.
Compartir aficiones con alguien es muy fácil, pero entender de un fogonazo la llama de sus emociones es algo más de lo que un alma que acaba de despertarse pueda soportar. Y lloras. Lloras porque te sientes desbordado, porque nunca antes habías podido sentir nada igual. Lloras porque tienes entre tus manos un conocimiento valiosísimo que debes preservar y no enseñárselo a nadie.
También lloras porque te has percatado que no estás solo en el mundo. Ves que tus penas son también sentidas por otros. Que hay gente, como tú, que se ha sentido muy solo, incomprendido y desamparado. Como tú, esa persona necesitaba algo más que amar y ser amada; algo más que compartir cama o caminar de la mano. Esa persona, como tú, necesitaba ser comprendida. Necesitaba que fuese respetada tal y como es, sin cambios ni vacilaciones.
De repente, te sientes identificado a la perfección. Dejas de convertirte en un ser extraño y anormal, y pasas a ser una persona que por fin ha encontrado su hogar. Todo cobra ese misterioso sentido, y ves que es muy aburrido enfadarse por nada. Ahora todo ocupa su lugar en el universo y la energía fluye en ti y en todas las cosas como nunca.




Te sientes especial.





Y brillas.





M.



*Dedicado a todas aquellas personas que han encontrado su hogar, su sitio en el puzzle.

jueves, 23 de octubre de 2008

La chica, el chico y el misterio del frasco (desenlace)


AMOR


Me mirabas con una mezcla entre extrañeza y sorpresa, sin acabar de entender muy bien mi petición.

- Esto... Dices que, que... ?Que tú también quieres tener el frasco?
- Sí, eso es. Es tan tuyo como mío, ¿no?
- Mmmm... Lo cierto es que sí.
- Pues no me parece justo que siendo así, tú lo puedas guardar y yo no.

Me observabas fijamente, mientras te goteaba el pelo a causa de la lluvia. De repente, se te iluminó el rostro, y una pícara sonrisa asomó en tu cansada y mojada cara. Parecía que se te acababa de ocurrir una idea fantástica y tenías serias intenciones de compartirla conmigo.

- Está bien, ambos guardaremos el frasco, pero hay algo que debes saber-Intentaste ponerte solemne.-Para que el frasco no sufra peligro alguno, antes debemos demostrar que estamos preparados para guardarlo conjuntamente, y para ello, debemos unirnos en una sola persona, un sólo ente...
- ¿Estás insinuando lo que yo creo que estás insinuando?

Deduje que así era cuando empezaste a reirte a carcajadas y caíste en un charco.

- No hace falta que te andes con tantos rodeos para decirte que quieres que nos acostemos.

- Ya, pero admite que así es más divertido.

Me levanté y te tendí la mano para ayudarte a que te incorporaras.


No importó secarme con toalla alguna, ni que tomara algo calentito para quitarme el frío de la lluvia. No hizo falta que me secara el pelo con el secador. Tú, las sábanas y nuestras ganas hicieron que me secara, incluso hasta quedarme sin aliento.


FIN

M.

jueves, 16 de octubre de 2008

NIN: And all that could have been

Hola:


Hoy quería poner aquí una canción de Nine Inch Nails. Se llama And all that could have been y he decidido subirla porque me está sirviendo de mucha inspiración para las partes finales de Las Lágrimas del Monstruo. Os escribo las partes que han sido clave para mi (y que de hecho incluiré en algunos fragmentos):

I know you tried to rescue me
Didn't let anyone get in
Left with a trace of all that was
And all that could have been

Please
Take this
And run far away
Far away from me
I am
Tainted
The two of us
We're never meant to be
All these
Pieces
And promises and left behinds
If only I could see
In my
Nothing
You meant everything
Everything to me
Gone fading everything
And all that could have been


Y aquí tenéis la tenéis. El vídeo no es de la canción, sino de la película Réquiem por un Sueño, aunque veréis que ambas casan muy bien.

¡Disfrutadlo!


M.


lunes, 13 de octubre de 2008

La chica, el chico y el misterio del frasco (II)

He de admitir que tus palabras me tranquilizaron sobremanera, y más aún cuando pasaste tu mano por mi cintura y me sonreíste como el guaperas de una película de serie B. Aunque cuando pensé que ese es el primero que la palma siempre ya no me sentí tan reconfortada. Demonios, pienso demasiado.


- Déjame quedarme a dormir contigo.
- No sé si debes.
- Yo sólo sé que debo quedarme junto a ti. No me hagas coger el coche para volver a casa...
- Está bien, me has convencido. Tienes demasiado poder sobre mi. Lo malo es que yo me doy cuenta de ello, pero no sé si soy idiota o...

Pero antes de que acabaras tu disertación yo me estaba lanzando sobre ti y convirtiendo esas palabras en cosas mucho más interesantes.

Toc, toc.

Abro un ojo. Aunque ya está el sol fuera, aún hay cierta penumbra en la habitación, por lo que deduzco que todavía es una hora bastante indecente para despertarse.





Toc, toc.

Tú también los has oído y tras darme un beso y revolverme el pelo te apartas de mi y te pones el albornoz.

- Cielos, ponte algo debajo.
- Tranquila, me lo ato y ya. No creo que sea nadie interesante...

- Buenas días, lamento el madrugón. ¿Es usted el señor Proust?
- Esto... Sí, ¿por qué? ¿Quién es usted?
- Oh, my identidad es lo menos importante ahora mismo...Verá señor Proust, usted tiene algo que a mi me interesa y por lo que estoy dispuesto a ofrecerle lo que usted me pida.

(A juzgar por tu silencio y las palabras que vinieron después deduje que sabías lo que estaba buscando...)

- A usted le interesa obtenerlo, pero yo no quiero entregárselo. El frasco es mío. Váyase.
- Vamos, vamos, no sea necio... Acepte mi propuesta antes de que sea demasiado tarde. Usted sabe tan bien como yo que ese frasco o bien se romperá, o bien lo acabará perdiendo. No hay nada que dure eternamente, señor Proust... Debería saberlo.
- Lo que haga o deje de hacer con el frasco es asunto mío. Y usted... Usted... ¡Usted qué va a saber de mi! (estabas muy nervioso) ¡No tiene ni idea de quién soy, ni de lo quiero, ni de cómo trato o dejo de tratar las cosas que me importan! ¡Ahora márchese!

Lo siguiente que oí fue un portazo inmenso. Al momento, te vi en el salón respirando con dificultad; tus ojos chispeaban.

- Tendría que ir a correr...*




Empezó a llover. Hacía tiempo que te habías ido a correr y todavía no habías vuelto. Empiezo a inquietarme. No me gusta estar sola cuando sé que podría estar contigo, y menos en esta situación. De repente, me doy cuenta que estás protegiendo algo de lo que no tengo la menor idea. Un frasco, sí, pero... ¿Un frasco de qué? ¿Qué cojones tiene ese frasco para que lo defiendas con tanta vehemencia? Oh, no, ya estoy alterada, muy alterada. Y cuando estoy alterada pierdo el control de mis emociones con mucha facilidad. Demasiada.
Salgo a la calle, está lloviendo a mares. ¿Qué es ese frasco? ¿Por qué tanto misterio? ¿Por qué yo no sé nada de todo esto?
Rompo a llorar. Sola, calada hasta los huesos y en pleno ataque de ansiedad, hinco las rodillas en el suelo. Me rindo, no puedo controlarlo.
En medio de la lluvia creo oír unos pasos a la carrera.

- ¡Eh! ¿Pero qué estás haciendo? ¿Estás loca? Joder, ¡entra para adentro! ¿Qué te pasa?
- No lo soporto más, no lo aguanto. ¿Qué narices es ese frasco? Dime, ¿cuál es su contenido para que lo defiendas así? ¿Y por qué he estado yo apoyándote en todo esto, cuando no tengo ninguna explicación al respecto?
- Si te lo digo, ¿te calmarás y entrarás en casa?

Asentí, hipando. Te sentaste junto a mi, en el suelo. Llovía aún más fuerte.

- Ese frasco... Ese frasco contiene los sentimientos que nacieron en mi desde que te conocí. He ido llenando ese cuadro con todo lo que me inspiras, con tus palabras, con mis pensamientos al verte, al sentirte... Lo he guardado ahí porque si llevara encima todos esos sentimientos y recuerdos, el mundo, en constante degradación, me los corrompería, y ya no sería lo mismo. Te daría algo que no mereces. Ese frasco es... Nuestra esencia. La gente quiere arrebatárnoslo porque nunca han percibido nada igual. Envidian lo que tenemos.

La lluvia caía incesantemente.

- Regálamelo.
- ¿Cómo?
- Sí, que me lo regales. Lo custodiaré como si fuera una parte de mi, que en realidad lo es. Dámelo, aunque sea por un tiempo y luego te lo doy y así nos turnamos. Te prometo que nunca se romperá...

(seguirá continuando...)


M.

sábado, 11 de octubre de 2008

Moulin Rouge: Come that Way




Never know I could feel like this
Like I've never seen the sky before
(...)
Everyday I love more and more
Listen to my heart, can you hear it
Telling me to give you everything
(...)
And I love you
until the end of time...

Suddenly the world seems such a perfect place...
(...)
And there' s no mountains too high...
(...)I'll be there by your side...

I love you until the end of time.
Come that way...

jueves, 9 de octubre de 2008

¿Qué es el Arte? ¿Para qué sirve?

Foto: obra de Juan Camacho.


Esta entrada va a ver un poco diferente de lo que vengo subiendo hasta ahora. Es fruto de una serie de reflexiones en la clase de la asignatura de Estética Literaria que hago este año.
Brevemente y a modo de introducción para que os enteréis un poco, a lo largo de la historia se han sucedido y a menudo convivido diferentes corrientes estéticas que daban importancia bien a la naturaleza, es decir, a la realidad, bien al destinatario de dicha obra, bien al propio autor. Hubo otra, la teoría objetiva, que daba importancia a la obra misma, es decir, el arte por el arte. El único fin y objetivo de la obra es su existencia misma. A partir de esta teoría y contemplando las otras, surgieron una serie de preguntas que hoy en día están presentes y muchas veces como cuestiones que rozan lo filosófico y metafísico. Esto es: ¿Qué es el arte? ¿Para qué sirve, si algunas teorías defienden su existencia como fin mismo? ¿Tiene alguna utilidad?
El profesor que imparte la asignatura, Perfecto Cuadrado, ha dicho una frase que comparto absolutamente. Él, concretamente, hablaba de poesía, pero vamos, la poesía es arte. Nos comentaba que en una entrevista le preguntaron, según su punto de vista, para qué servía la poesía. Él respondió: la poesía sirve para lograr una mayor calidad de vida. Simplemente genial y, a mi modo de ver, frase extensible a lo que se refiere a arte en general.

Es cierto que muchas personas, especialmente los propios creadores, se han devanado los sesos intentando darle sentido a aquello que hacían. Eso no pasaba en la Antigüedad Clásica, en la que el artista ocupaba un papel muy concreto dentro de la sociedad y además estaba reconocido, tanto él como su finalidad. Sin embargo, con el devenir de los siglos y concretamente en el siglo XVIII, a mi juicio el autor, el artista, quedó huérfano. De hecho, se llegó a tener una consideración peyorativa del artista. En relación con este aspecto me gustaría hacer referencia a la película Moulin Rouge (sí, ya sé que posiblemente para algunos esta mención tenga poco rigor, pero estamos hablando de arte y... ¿Acaso no es el cine el séptimo arte?), en la que Satine, la cortesana, confunde a Christian, el protagonista masculino, con un aristócrata, y cuándo éste le dice que es escritor, la reacción de Satine no puede ser de mayor rechazo: "¡Oh Dios mío! ¡Un escritor!".
Era pues, común, que muchos se plantearan por el verdadero sentido del arte. ¿Qué es el arte? Según la RAE, el arte es manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.
Estoy en desacuerdo con esta definición. Visión personal sí, pero... ¿Desinteresada? Incluso aquellos que perciben la obra artística sin un objetivo más que el de su mera existencia, dejar ver un cierto interés, pues la el hecho de existir en sí es un objetivo. Creo sinceramente que una obra de arte no puede ser desinteresada. Díganselo a aquel escritor cuyo editor le exige un plazo determinado para la entrega de su obra. Aunque sea uno de los aspecto más comerciales del arte, no deja de ser arte, y existe el interés. O aquel escritor cuya máxima para sus obras es dar a mostrar su interior, expresarse, exprimir su jugo sentimental y plasmarlo en una obra. Aquí también hay interés.
Empiezo a llegar a la conclusión que no existe una sola definición de arte, única en inmutable, sino varias definiciones, con multiplicidad de matices. Partiendo de la base de que la percepción del arte ya es algo subjetivo, ¿cómo no va a serlo la concepción del arte mismo?

En cuanto a la pregunta de para qué sirve el arte, yo personalmente opto por la respuesta del profesor Cuadrado. La poesía, y el arte en general, sirve para completar a la persona, para darle una variedad de pensamiento, para poder conocer un mundo de sentimientos inalcanzable en nuestra vida diaria. Muchas veces, al contemplar un cuadro, se despierta en nosotros un tipo de sentimiento imposible de comparar a otro tipo de sensaciones, y sólo se nos repite si rememoramos la visión de ese cuadro. Otras veces, escuchando una pieza de música, recordamos sucesos del pasado, o sensaciones que van estrechamente ligadas a esa melodía. Y todo ello hace más feliz nuestra existencia. A veces, el arte nos despierta cierta conciencia social, o nos permite conocer procesos históricos. O simplemente nos quedamos extasiados por la belleza que ofrecen, aunque no lo entendamos. Creo que el arte sirve para mejorar nuestra vida y para ofrecernos la posibilidad de un mundo alternativo del que vivimos. No es tanto qué es, en términos generales, sino qué es para nosotros, de qué manera nos llena y qué papel ocupa en nuestras vidas. Si le encontramos un sentido en nuestro interior, un huequecito,una significación creo que el Arte ya habrá cumplido la mayor (y yo diría que la primordial) misión que se le podría encomendar.



M.

martes, 7 de octubre de 2008

La chica, el chico y el misterio del frasco






(Esta es la historia de un chico y una chica en una casa. Ambos tienen algo que los demás quieren y harán lo posible por conseguirlo. Pero ellos lo custodian y lo hacen crecer a cada momento. Es una misión que nadie les ha encargado, pero que ambos se han propuesto a cumplir. Y como son tan geniales seguro que lo consiguen).




El sol empìeza a ocultarse, pero intento sostenerlo en mi mente para tener un poco más de luz. Todavía no puede hacerse de noche. Aún no. Mientras mantengo esa pugna, tú te sientas al borde de la cama y me observas.

-Es tarde; deberías volver a casa.
- Sí, tal vez...

Sonríes, pero no te atreves a decir nada más. Unos vaqueros rotos y una espalda perlada por el sudor no ayudan a ser demasiado convicente. Todo lo contrario.

- Voy a hacer una llamada. En teoría creen que estoy solo ahora mismo...

Cuando te levantas, tu piel adquiere un brillo intensísimo. Me derrumbo; esa visión es más de lo que mi estructura interna pueda soportar. Me tumbo y contemplo la imprefeción del techo, que como una pantalla de cine parece proyectarme.
De repente, suena el timbre. "¡Abre tú!", me parece oír desde el baño. Me visto como puedo y de la forma más decente que las prisas me permiten y me dirijo hacia la puerta sorteando cojines, zapatillas y camisetas.

- Hola, buenas tardes.

El tipo me miraba de forma extraña, pero aliviado, como si hubiera hallado en mi lo que estaba buscando.

- Hola, buenas, ¿en qué puedo ayudarle?
- Sí, eh... Verá, busco al señor Proust, ¿está por aquí?
- Sí, pero me temo que no puede atenderle. ¿Es algo importante?
- ¡Oh, en absoluto! Sólo pasaba por aquí y había pensado en saludarle, eso es todo...

El rostro del tipo se esombreció de golpe y sus pupilas parecieron empequeñecerse a toda velocidad. Apesadumbrado, se dio media vuelta y me dijo adiós con la mano, a lo lejos. Cuando cerré la puerta, apareciste tú. Seguías sin camiseta, pero al menos te habías dignado a abrocharte los pantalones.

- ¿Quién era?
- No lo sé, pero quería verte. Estoy segura de que lo sabía. Ya lo sabe demasiada gente. No sé yo si esto...
- Mira, desde el principio lo tuve claro y te lo dije. Lo que tengo es sólo para ti y para mí. No quiero compartirlo con nadie y no es algo a lo que vaya a estar dispuesto en los p`róximos mil años. Sólo yo tengo el frasco y no voy a permitir que nadie me lo arrebate. Quiero que esté con nosotros...

Calma. Sólo el ruido de ramas y el viento que provoca el sol cuando se esconde.

- Yo... Hacía mucho tiempo que quería decirte una cosa, pero no he reunido el valor suficiente para hacerlo hasta este mismo momento.

Me miras con los ojos muy abiertos.

- Yo... (siento dudas y hasta un cierto miedo)... Te quiero. No sé si significa algo o no quiere decir nada, pero es lo que me sale.
. Significa todo. Nunca lo había oído tan lleno de sentido. Me faltaba algo y acabas de dármelo. Ya no puedo pedir nada más.

Me hincho de orgullo y te abrazo. A pesar de que a veces pueda parecer un saco lleno de cosas sin sentido alguno ni orden ni concierto, estoy segura de que ahora, precisamente ahora, nada va a fallar.


( continuará; las historias bonitas jamás deben quedar incompletas)

domingo, 5 de octubre de 2008

Gigante




Te he visto cantar,
te he visto sentir,
te he visto llorar,
te he visto sonreír,
hacer el payaso,
ponerte moreno,
te he visto en forma,
te he visto enfermo,
creer, crear,
nadar en el mar,
te he visto cansado,
andar preocupado,
te he visto vestido,
te he visto desnudo,
te he visto dormido
y creo que soñabas.

Gigante. Facto Delafe.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Darka Treake hace las Canarias





Hoy voy a ser breve, pero intensa.
Quería dedicar mi entrada de hoy a un señor que ha iniciado una nueva vida en un nuevo lugar. El señor del que hablo es el que aparece en la foto con cara de loco...
Resulta que se ha ido a Tenerife a hacer un máster (los hay suertudos). Desde aquí queremos desearte todas las buenas vibraciones del mundo. Sabemos que te va a ir genial y vas a triunfar. Cuando vuelvas tendrás que tratarnos a todos xDDD. Sé que te vas a convertir en un profesional como la copa de un pino y que además esta experiencia te va a ayudar mucho. Desde aquí te envío toda la fuerza del mundo. Te echaremos todos de menos :)


M.


P.D.: espero respuesta...
P.D.2: ¡eh! Cuídalo, ¿va?

sábado, 27 de septiembre de 2008

El Arlequín del Carnaval.










¡Corre, corre, antes de que los efluvios de la noche te atrapen y te obliguen a permanecer junto al musgo de los fríos muros!
¡Salta, danza, mézclate entre la multitud, antes de que la Vida se vaya y venga la Muerte presurosa a llevarse tu humilde pero imponente belleza!
Muéstrame tu rostro traspasado por océanos de tiempo, enmohecido por el agua de tus interminables canales.
Hermosa, imposible, impenetrable, pero respirable en cada una de tus piedras.



Corre el arlequín junto al canal. Ni se molesta en contemplar el suave vaivén de las góndolas; está habituado a sentir lo que no se ve pero se siente. Baila y da vueltas por las calles, tropezándose con la multitud, saboreando el ambiente de Carnaval, sintiendo en su piel la humedad del invierno.

Salta el arlequín por Rialto, saludando a los gondoleros, cantando dulces melodías de antaño, soñando aquellas épocas de tul y terciopelo, de Academia y danzas en la Corte. Él se cree uno de ellos, y juega a que se ha escapado de aquel siglo, embriagando a los actuales habitantes de la Serenísima con sándalo y jazmín, almizcle y romero...

Brilla el arlequín en la noche interminable, tomando antorchas de aquí y allá, jugando con fuego, quemándose. Pero qué importa, es de noche, y el dolor se disimula bajo la suave pátina de luz de la luna. El arlequín hace malabares bajo las estrellas, al son de un violín que llora el fin de los festejos. Pero él está contento, y más que lamentarse, sueña en el próximo año. Acaricia el suave violín y seca sus armoniosas notas de tristeza, que se atempera con las cálidas llamas.

Brinca el arlequín entre las casas, despertando a los vecinos, ahuyetando a los malos espíritus, creciéndose en cada salto. Los cascabeles de sus pies tintinean con sus pasos, que iluminan la soledad de una noche vacía. Pero oh, ¡qué ven sus ojos! ¿Es el sol lo que se asoma por aquella ventana?* ¿Es el día lo que despunta en el zaguán? Huye el arlequín apresurado. Intenta esconderse de los rayos del Astro, que avanza peligroso siguiendo su camino. Impotente, el arlequín no halla donde guarecerse y sin pensarlo más tiempo, se lanza a las aguas del canal, perdiéndose en sus lúgubres ondas...

¡Ya no cantará más el dulce arlequín, ya no brillarán sus cascabeles!
El agua lo esconde y la ciudad aguarda su regreso llena de dolor.
¡El arlequín del Carnaval se ha ido! ¿Quién dará alma a los festejos de esta ciudad?
Dicen los ancianos que cuando vuelvan los fastos, el arlequín saldrá de su lecho y correrá como antes, secando sus ropajes y danzando hasta el final de los días.


Venecia sin su Arlequín nunca será Venecia.


M.


* En homenaje a Romeo & Julieta, de W. Shakespeare.

lunes, 22 de septiembre de 2008

You... Me... (Running up that hill)




Esta canción me pone los pelos de punta cada vez que la escucho, y me dice muchísimas cosas. Aquí os la dejo y os pongo una muestra de las buenas vibraciones que me genera. Ah, recomiendo escucharla con bastante volumen y con los ojos cerrados...


You' re so cold, you're so hot.
You're the best thing I've ever touched.
You and me could make something special, like be embraced together, forever.
Come on, baby, and do it.
Let's take this moment to the eternity.
Let me see you like you are. let me see you naked...
People look sex like something unspecial, but we can do it like a dream, but when I wake up, I'll look at you like no one have ever done.
Let's run and run to our place out of all we know.
Look across the window. What do you see?
People unloved, people unhappy.
We can do something special, like love each other until the end.
Let me take your heart away from this.
I'll take care for it.
Run to me; let me be your Destiny.
I promise you I'll make dinner as good as I could.
You and me... Won't be unhappy*

M.




*Frase de Running up that hill.

jueves, 18 de septiembre de 2008

MODT: el Final de Ciclo y la Tierra de Fuego.

Bu:

No he podido resistirme, y he decidido subir y presentaros el fragmento de un cuento que estoy terminando y que para mí tiene unas connotaciones muy especiales, pues está dedicado a una personita que en breve se va a estudiar fuera y que por tanto dejaremos de tener aquí con nosotros... Pero sé que se queda en buenas manos, ejem... :P
Quienes nos conozcan un poquito captarán en seguida el fondo de la historia. Espero que os guste a todos, pero sobre todo al rubiales éste que se nos va. ¡Nunca había tenido un amigo querubín! ^_^






(...)
- ¡Capitán Treake, capitán Treake! ¡Espere! ¡No se marche todavía!

Darka Treake giró su cuerpo pesadamente en dirección hacia aquella voz. Era Farlaine, uno de sus más fervientes seguidores y un gran amigo.

- ¡Farlaine! ¿Qué sucede? ¿Por qúe estás tan alterado?
- Capitán Treake... No debe irse... No aún. Tiene cosas pendientes.– Treake lo miró extrañado. Apenas comprendía nada.– Sí... No puede dejar Insula Maior de este modo. Hay personas que desean compartir muchas cosas con vos...
- Vamos, Farlaine... Me marcho de Insula Maior, pero no es un adiós definitivo. Simplemente necesito completar el ciclo.
- Sí, pero dejando cabos sueltos, señor Treake... ¿Qué me dice de Arkon? ¿Y de Lilith, o de Angelica? ¿Qué me dice de mi? ¿Ha pensado qué va a hacer conmigo?

Treake sonrió para sus adentros. “Sí, mis compañeros... He pasado tanto junto a ellos...” Mientras reflexionaba, Farlaine lo observaba ansioso, esperando una respuesta que lo tranquilizara.

- Has sido mi compañero de viajes, Farlaine, pero no mi esclavo. Puedes hacer lo que te plazca.
- ¿Pero no puedo irme con vos?
- Oh, me temo que no... Esto es algo que debo hacer yo solo...

Darka Treake revolvió de forma cariñosa el pelo a su amigo y éste, apesadumbrado, le ayudó a colocar algunos bártulos en la embarcación. Era duro ayudar al capitán a preparar su marcha, pero en el fondo Farlaine sabía que estaba haciendo lo que debía hacer.
Aquel día transcurrió tranquilo. Darka preparó algunos planos que iba a llevarse para su viaje. Allí adonde se dirigía era también una isla, pero ciertamente diferente de la que hasta ahora había sido su hogar. Se decía de ella que su tierra era negra, debido a su origen volcánico. De hecho, un gran volcán la presidía, en cuyo cráter había nieves perpetuas. “Creo que va a ser un buen lugar para vivir”, pensó.
Ordenando sus papeles, buscando qué llevarse y desechando lo que iba a dejar, encontró una especie de libro lleno de polvo. Las tapas eran de piel y estaba cosidas con hilo muy resistente. Las hojas estaban bastante deterioradas; algunas de ellas eran de pergamino. Darka desempolvó la tapa y pudo leer unas letras que rezaban:

Memorias Olvidadas.

Darka Treake no pudo evitar una sonrisa. Aunque sabía perfectamente donde había ocultado ese libro, siempre que lo veía le provocaba una enorme ilusión y alegría. En ese libro se narraba su vida, aquella que sólo él conocía, aquella que tal vez sólo él pudiese comprender. Había tanto de él en esas palabras...
Repasó el libro con las yemas de los dedos, repasando mentalmente cada una de las palabras de sus páginas. Las tenía grabadas en su cabeza.
Por un momento sintió una punzada de nostalgia en el estómago, pero luego meditó acerca de todo lo que le aguardaba: promesas, un futuro, la Tierra de Fuego, y la chica de los cabellos llameantes, Lyda de Lis. Algunos habían dicho de ella que era una bruja. “Un pirata y una bruja... Podríamos tener una pintoresca descendencia”, pensó irónicamente Darka Treake.
(...)


M.




If you never try you never know just what you want...
(...)
Lights will guide you home
And ignite your bombs
And I will try to fix you...

martes, 16 de septiembre de 2008

Foto: faro de Cala Figuera.






Cuando abrí los ojos no sabía si era real o todavía estaba soñando, pues lo que que vi ante mí era la reproducción de mis ensoñaciones. Todo cuanto tocaba me resultaba extrañamente conocido. Paseaba por las estancias sabiendo dónde se situaba cada cosa, conociendo cada rincón... Llegué al dormitorio y, al tumbarme en la cama, me dio la sensación de haber dormido allí muchas noches, compartiendo lunas y contando estrellas hasta que llegaba el sol. Me levanté y miré por la ventana, aunque ya tenía esa visión más que grabada en mi memoria.

Cogí las llaves que había en el cesto de la entrada y salí a pasear. No me perdí, puesto que sabía qué calles debía andar para llegar hasta el mar. Cuando lo vi, me quedé absorta contemplándolo en todo su esplendor, mirándolo romper en las rocas, y pensando en la de veces que esa imagen se había repetido en mi cabeza. Me sentía muy extraña; todo aquello ya lo había vivido alguna vez. Ya había respirado ese aroma a pino y mar, ya había andado por esas calles, ya había habitado en aquel lugar... Pero no sabía ni donde ni cuándo. Durante el camino de vuelta observaba a la gente, y sus rostros me eran vagamente conocidos. Ya en casa, opté por no darle más vueltas y decidí esperar tu regreso con calma. Y entonces me quedé dormida.
Cuando me desperté, dos enormes ojos me miraban sonrientes y sin hablar, me dijiste cuánto me habías echado de menos. Al tomarte de la mano lo comprendí todo: yo te había visto antes, había vivido todo aquello... En mis sueños.



Quelquefois tes sommeils peuvent devenir réels...



M.

viernes, 12 de septiembre de 2008

Hagamos un trato...







Come up to meet you, tell you I’m sorry,
You don’t know how lovely you are.
I had to find you, tell you I need you,
Tell you I set you apart.

Tell me your secrets and ask me your questions,
Oh, lets go back to the start.
Running in circles, coming in tales,
Heads are a science apart.

(...)

And tell me you love me, come back and haunt me,
Oh and I rush to the start.
Running in circles, chasing tails,
And coming back as we are.



Palabras más, palabras menos. Las digo justo en el momento preciso, pero otras veces prefiero mirarte sin más.
Parece que ha pasado una vida entera y apenas son sólo días, pero a veces pasan cosas que no sabemos explicar. Tú, tu casa, tus cosas... Parecen ya tan mías...
Ahora me miro en el espejo dos veces antes de salir. Contemplo ese brillito en los ojos y sonrío para mis adentros. De repente todo parece demasiado fácil. Pego un sorbo a mi cerveza y me pongo a pensar en lo bonito que es todo: tú estás aquí, y yo he venido para quedarme... ¿Qué puede fallar? Hagamos un trato: yo te quiero como nunca he querido a nadie y tú me prometes lo que tú quieras. Cualquier cosa me basta, porque ya lo tengo todo. Yo además prometo no hablar de fechas... ¿Por qué celebrar aniversarios pudiendo vivir cada día como si fuera el primero juntos?


M.

Música y letras: The Scientist, de Coldplay. Gracias a Christian por descubrírmela.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

I will never let you fall...


Menudos días...

Me llena de alegría poder decir que mi "pequeña" vampira, Cris, ya tiene a su bebé junto a ella. Jordi nació ayer, día 9 de septiembre, a las 23:05 de la noche, pesando 3kg 500gr. Me siento tremendamente orgullosa de ella. Es una valiente y ella y Juanmi van a ser los mejores papás del mundo. Te quiero un montón, vampirita. Jordi va a tener una mamá maravillosa.

Y bueno... También quiero escribir unas líneas que ilustran muy bien la etapa que estoy atravesando estos momentos. Todo ha venido muy rápido, pero es de los mejores momentos de mi vida. ^_^ He aquí lo quiero decir(te)...

Buscaba algo. A veces soñaba que me perdía en una espiral de deseos imposibles de lograr y, desorientada, me limitaba a caminar por un sendero del que desconocía su final. Entonces, un bar, tus ojos y tres copas de champán en un vaso de plástico. Tan sencillo como eso. Luego, un refresco de chocolate acompañó lo que decías hasta el final.
Días, fuego, risas, calma, anhelos. No supe qué hacer hasta que ya lo estaba haciendo. Y cuando abrí los ojos... Y el lametón de un perro me ha mostrado una realidad más bonita que mis sueños.


M.

P.D.: ya has descubierto mi secreto: exudo vainilla...

domingo, 7 de septiembre de 2008





Quelquefois nous trouvons cette chose qu'il nous fait chanter notre coeur.
Le ciel se torne comme le couleur de le mer
i tout semble très facile.
Ta bouche dit choses incroyables.
Que est-ce que c'est? Je ne sais pas.
Mais je suis très hereusse: aujourd'hui tu es avec moi. Je ne veux pas savoir autre chose.


M.


(es una moñada... ¿Y qué? ^_^)

jueves, 4 de septiembre de 2008

El gato y la luna








Una vez tuve un sueño. Soñé que, una noche del una llena, me liberaba de mis sábanas. Me sentaba en el alféizar de mi ventana a contemplar la hermosa noche. Entonces, mi cuerpo se empequeñecía y se lleanaba de un intenso y sedoso pelaje negro, a la vez que mi visión nocturna se agudizó y podía contemplarlo todo a la perfección. Aspiré fuerte, muy fuerte, y una nube bajó del cielo y me recogió en su seno, llevándome al árbol más elevado del terreno. Una vez allí, me depositó en una rama, y allí estabas. Vi tu rostro como nunca antes lo había visto, y tu luz me envolvía y me daba calor. Mis temores desaparecieron; sólo deseaba con todas mis fuerzas poder abrazarte algún día, pero...¡Qué frustrante! No tienes brazos para tocarme, ni acariciarme. Una diminuta lágrima bajó por mis felinos ojos y quedó atrapada en mis bigotes. Poco a poco, el cielo iba aclarando...
Los rayos del sol me despertaron súbitamente. Estaba en mi cama, destapada, con la ventana abierta de par en par y aterida de frío. No me encontraba nada bien. Cuando me levanté me entraron tales arcadas que tuve que ir al baño de forma precipitada. Cuál fue mi sorpresa al ver que una enorme bola de pelo salía de mi boca...

M.

P.D.:
· La luna es preciosa, y los gatos, tanto o más.
· Cuidado con los sueños, que a veces se cumplen.
· Ojo con las bolas de pelo que dejan los gatos, las carga el diablo

lunes, 1 de septiembre de 2008

The Orange Tree






Ojalá volviera a verte,
y jugásemos a hacer que no nos conocemos,
cuando ambos sabemos demasiado.
Ojalá volviese a verte.
Te invitaría a sentarte a la sombra del naranjo,
donde una vez te miré y supe lo que quise.
Seguro que si volviese a verte,
ambos haríamos como que nos evitamos
cuando en el fondo
quiero que vengas sin más,
toques la puerta de mi casa
y el resto sea historia.
Ojalá volviera a verte.
Te diría que me entristezco
cuando me miras indiferente.
Que mis ánimos se apagan si no sonríes.
Te diría en fin,
que ya sabía quien eras cuando te vi.

M.


Música: Philip Glass. BSO de El Ilusionista

sábado, 30 de agosto de 2008



Cuando mires a alguien, hazlo con el corazón.

Cuando quieras amar, no pienses.
Actúa. Corre. Salta. Y lánzate.
Si te caes, levántate y cúrate de las heridas,
pero confía en quien quiere sostenerte.
Tal vez te quiera más de lo que crees...



En ciertos momentos el ser humano tiene una capacidad asombrosa para complicarse las cosas. Lo sencillo se torna complejo, lo que sería tan fácil como cerrar los ojos y saltar es descompuesto y hecho trizas en la mente del dicho humano, una y otra vez, en esas largas noches en vela que todos hemos pasado pensando en ¿qué pasaría si...? Hazlo o no lo hagas, pero pensar en hipótesis sólo llevará a la locura.
En cambio, aquello que hay que pensar y meditar, valorar y sopesar, es muy menudo tomado a la ligera. Véase el caso de todo aquellos que tienen el control de las cosas. Hasta un niño de 10 años lo haría mejor... Al menos no usaría dinero ajeno para meterse coca. Demencial.
A veces pienso que las personas funcionamos mal, que por causa de algún tipo de fenómeno inexplicable hacemos las cosas al revés de como deberían ser. Parece sencillo: la mente para lo racional; el corazón para el sentimiento. Pero no; tendemos a intentar racionalizar los sentimientos y a dejarnos llevar como si nada en decisiones realmente trascendentes. Yo reivindico lo simple, lo cierto, la clave de todo: pensar con la cabeza y sentir con el corazón. ¿no es precioso empezar cosas sin saber qué te aguarda el Destino? (perdonadme, pero creo mucho en el Destino; ciertas cosas suceden porque así está previsto... Lo trascendente no suele ser casual...) ¿No es Fantástico embarcarte en una aventura sin saber que va a suceder (Fantástico va con mayúscula con toda la intención). Pensar es necesario, pero si pensáramos todo lo que hacemos no haríamos la mitad de cosas. Quien no arriesga no gana. Y el riesgo es guay. A mi me gusta tirarme a la piscina. Y creo que a veces hay que apostar y caminar a ciegas por aquello en lo que crees, aquello en lo que sientes. No pienses, tan sólo déjate llevar. A lo mejor no resulta tan maravilloso, pero... ¿Y si lo fuera? No tendrás otra oportunidad para comprobarlo...


M.


* Esta entrada va dedicada en cierto modo a Cris, que en breve, muy breve, será mamá, y que sé que comparte conmigo esta opinión. Yo también me alegro mucho de haberte conocido. Me lancé a la aventura de MF sin saber muy bien qué me movía a hacerlo. Y gracias a mi "inconsciencia" te tengo a mi lado. Por tirarme a la piscina he conocido a alguno que otro que es muuucho más que un colega... Pero tú llegaste primero y desde entonces no nos hemos vuelto a separar. Te quiero mucho, gordita :)

miércoles, 27 de agosto de 2008

Los Miagos del Norte: Lendeia y Og'Jerro

(continuación del día 19 de agosto)


...Por ahora, lo que debemos hacer es planificar tu aventura. Nathaniel, ¿sabes algo de la leyenda?
Nathaniel, dubitativo, estuvo pensando durante unos instantes, hasta que al fin su rostro se iluminó y haciendo multidud de aspavientos contestó:
- ¡Sí! Mi abuelo me contaba que ese monstruo vivía en las cuevas del bosque de Malkar, y que se comunicaba mediante sonidos guturales. Además, tenía tres brazos. Se llamaba algo así como Og’ Jarr... Og’ Jerr...
- Og’Jerro*.–Nathaniel asintió con ímpetu– Sí, tu abuelo estaba en lo cierto. Ese monstruo es bastante peligroso, chico. Su fuerza es descomunal y no entiende de razas, etnias o estamentos sociales. Mata todo aquello que se le ponga a tiro. Sin embargo, sólo unas criaturas pueden dominarle: los elfos. Pero dudo mucho que los elfos estén dispuestos a ayudarnos...
- ¿Por qué? Si todo es para lograr el Equilibrio entre el Bien y el Mal...
La bruja suspiró.
- Cierto, querido, pero para ellos resultaría una inmoralidad colaborar con el Mal... En cualquier caso, trabajarán ellos por su cuenta para restablecer el Equilibrio. Aquí cada uno ocupa un lugar, y no siempre resulta lícito mezclarlos. El Orden de las Cosas no debe perturbarse si los dioses no lo predisponen.
Nathaniel encogió los hombros. Había recibido tanta información en tan poco tiempo que su mente estaba profundamente cansada.

La bruja dispuso que Nathaniel tuviese una habitación en el castillo, ya que debían prepararlo todo con mesura. El chico estaba tan agotado que no osó a contradecirla. Al caer la noche, se le ofreció una copiosa cena, que devoró con fruición. Cuando fue a su habitación, escoltado por dos miagos, se desnudó de cintura para arriba, dejando su torso al descubierto, y se descalzó, pero no se quitó los pantalones y mucho menos el cinto del que pendía una daga. “Por si acaso...”
Pasó largo rato mirando al techo pétreo de sus aposentos, sin dejar de pensar por un momento por qué le había sucedido todo aquello y por qué debía tomar parte en una historia, que, al fin y al cabo, no le competía. Sin embargo, había algo en él que le decía que había que hacerlo. En esencia, todo volvía a él; sin el Equilibrio, la vida no sería posible. Además, estaba convencido de que su familia aprobaría su misión. Su familia... Dos lágrimas se apresuraron a salir de sus ojos para ir a morir a las comisuras de sus labios. Ya no tenía más familia que sus propios recuerdos, y aunque aliarse con aquella que los asesinó a todos pudiera sonar a blasfemia, sabía que a la larga era la única manera de poder vengar y homenajear su muerte...
A la mañana siguiente, apenas acababa de salir el sol, Nathaniel, sonmoliento, salía de su cuarto. No le hizo falta avergiuar hacia qué parte del castillo debía dirigirse, pues los mismos miagos que le escoltaron hasta su cuarto la noche anterior estaban en la puerta esperándole. Lo cierto es que no se extrañó demasiado; era algo previsible...
Los miagos lo condujeron a un espaciado salón. En su interior había una gran mesa que ocupaba la totalidad de la sala con algunas bandejas de fruta, agua y zumos naturales. Las velas que había todavía conservaban restos de cera tibia en su base; habían sido recientemente apagadas. En la cabecera de la mesa se encontraba la bruja. Los miagos dejaron a Nathaniel en el otro extremo y se marcharon
- Antes de que inicies tu discurso acerca de los peligros de mi aventura y todo eso que parece tan arriesgado, ¿vas a decirme cómo te llamas?
- Vaya vaya, te has levantado con energías... Me gustas, me recuerdas mucho a tu padre... Ya que tienes tanta curiosidad en saber mi nombre, te lo diré. Me llamo Lendeia. Ahora... ¿Te apetece comer algo? Te diré un secreto: los frutos silvestres han sido traídos directamente de los bosques de Malkar. No hay nada más sabroso en millas a la redonda, aunque... No todos los que van a recolectarlas regresan...
Lendeia esbozó una sonrisa que rozaba la crueldad, y Nathaniel se estremeció por dentro. A pesar de que ya tenían más confianza, jamás se atrevería a decirle que no. Así, tomó la jarra de los zumos y se lo vertió en un delicado vaso de cristal, mientras cogía de una de las bandejas una deliciosa fruta roja que el chico mordió con ansia...
(continuará...)

M.


* Og'Jerro forma parte de La Isla del Reo, dentro del Mundo de Darka Treake. Si queréis saber más sobre la Isla o la Leyenda de Golöel, visitad modt.blogspot.com

lunes, 25 de agosto de 2008

Dimonis Esclatabutzes de Sòller

¡Hola a todos!

Ayer se celebró en Sòller una dimoniada a la que asistimos algunos de Mallorca Fantàstica y la Tropa Conguito, unos/as chicos/as muy majos/as. Antes del correfoc, tuvimos tiempo para "trabajar" un poquito y hablar de MF 2009. Aquí os dejo algunas fotos.

Un besote y a ver si repetimos; me lo pasé muuuuy bien con vosotros.


M.



¡Qué juventud!



La Tropa Conguito en acción


También curramos eh...



Sonrisa Profident


La vida en azul se ve muy bien


Sin comentarios...

domingo, 24 de agosto de 2008

Blue Eyes

Foto: i306.photobucket.com/.../cat-blue-eyes.jpg



she shines
in a world full of ugliness
she matters when everything is meaningless

fragile
she doesn't see her beauty
she tries to get away
sometimes
it's just that nothing seems worth saving
I can't watch her slip away

I won't let you fall apart

she reads the minds of all the people as they pass her by
hoping someone can see
if I could fix myseld I'd...
but it's too late for me

I won't let you fall apart

we'll find the perfect place to go where we can run and hide
I'll build a wall and we can keep them on the other side
...but they keep waiting
...and picking...

it's something I have to do
I was there, too
before everyhting else
I was like you..

The Fragile. Nine Inch Nails.



I remember once I was lost. There wasn't no one to whom I could ask for help. I couldn't speak with no one, and I felt like I wouldn't find someone who could understand me. Life passed by without emotions. I knew I couldn' t look for something; that' s the worst solution. I continued living without a thrace and at last I thought I could be happy this way. But my life prepared me something I wasn't ready for. I was walking down a dark street, looking at nothing, when, suddently, a big blue eyes looked at me. I couldn't say anything. These blue eyes were beautiful, and I felt they were looking also at my soul. I realize that they could understand me, and the beats of my heart were the words I said to them. I didn't know that blue eyes, and I'm still knowing them, but I can remember what I listen to when I saw these eyes...
"Changing course. Thirty seconds for the contact..." *


M.




* "Variando rumbo. Treinta segundos para el contacto...".
Extraído de El Efecto Adelaida, de Carlos Pons: http://efectoadelaida.blogspot.com/

jueves, 21 de agosto de 2008

Nueva imagen


Creo que este cambio se merecia una entrada en el blog. Os presento mi nuevo pelo: azul, mi color preferido... ¡Se abren las opiniones!


M.

martes, 19 de agosto de 2008

Los Miagos del Norte: la Misión

El castillo La Piedra Clara. Foto de: www.fotocommunity.es/pc/pc/display/12638847.





Nathaniel, hipnotizado, no podía hacer más que seguirla. Sus miembros, de hecho no respondían a otro fin que a ese. La bruja se percató de que su hechizo había dado resultado. Nathaniel no respondía de sus actos. Se dirigió hacia donde se encontraba su caballo y tomó sus riendas, dispuesto a montarlo. La bruja empezó a reir, primero con una tímida sonrisa, luego a carcajadas que iban aumentando de forma progresiva. Nathaniel no pronunció palabra; se limitó a subir al caballo y aguardar órdenes de la bruja. Sus pupilas estaban muy dilatadas, y su mirada se dirigía más allá del horizonte, hacia un punto imaginario. La bruja dio una señal con la mano, y los miagos empezaron a moverse a su alrededor. Flotaban en el aire, no tocaban el suelo, al igual que la bruja, y todos se deplazaban a gran velocidad. Entonces la bruja miró al muchacho, y este tiró de las riendas y empezó a cabalgar. El joven ni siquiera sabía dónde se hallaba, pero a pesar de la velocidad que había alcanzado con su caballo pudo observar el paisaje. Todo era verde; un verde fuerte, consolidado. También había árboles, aunque bastante menos que al principio de la travesía; habían dejado atrás el bosque. A lo lejos parecía verse un lago y al fondo, las montañas y lo que parecía ser un inmenso castillo. Entonces, Nathaniel notó una brisa helada y despertó de repente de su letargo. Estaban empezando a ascender por una de las montañas, que tan a lo lejos parecían estar antes. Quiso moverse, pero no pudo, estaba paralizado. El castillo se iba acercando a ellos más y más, y Nathaniel se desconcertaba por momentos.
Cuando llegaron a la enorme puerta, la bruja pronunció algunas palabras ininteligibles. Las puertas se abrieron y Nathaniel, bajándose del caballo, hizo ademán de entrar. Quería solucionar ese asunto cuanto antes, pero dos de los miagos lo sostuvieron.
-Aguarda, joven Nathaniel de Girondine, en breve podras entrar.
Tras unos minutos que al joven se le antojaron horas, la puerta volvió a abrirse y esta vez fueron los propios miagos los que le empujaron hacia el interior. Era un castillo enorme, iluminado tan sólo por unas velas que otorgaban una tenue luz. Las paredes eran de piedra, y el techo quedaba a tal altura que Nathaniel tuvo que doblar mucho el cuello para poder alcanzarlo en su totalidad con la vista. Hacía frío; el ambiente era bastante húmedo y el muchacho sintió más de un escalofrío.
- Acompáñame, Nathaniel.
Él y algunos miagos, con la bruja a la cabeza, se recorrieron todo el castillo, hasta llegar a una especie de puerta de madera, que la bruja abrió con uno de sus sortilegios. Empezaron a descender por unas escaleras que parecían interminables. A Nathaniel le dio la sensación de descender al mismo núcleo del averno, pues tuvo sensaciones muy extrañas, que se acentuaban a medida que iban bajando más. Finalmente, se acabaron las escaleras, y lo que Nathaniel vio le resultó indescriptible. Llegaron a una estancia llena de jaulas con toda clase de criaturas y seres salidos de las entrañas de algún demonio. También había una gran estantería llena de libros de todo tipo, y una gran hoguera, sobre la cual estaba suspendido un caldero. La bruja le indicó a Nathaniel que tomara asiento y a continuación ella se sentó a su lado.
- Sé que todo esto te está resultando complicado de entender. Antes de reclamarte aquello que posees y que debería estar en mis manos, quiero contarte el motivo por el cual estás aquí. Así no tendrás motivo para reprocharme nada.

Tiempo ha, yo vivía en los bosques, sola. Mis padres y el pueblo en el que habitaba habían renegado de mi por tener una malformación, cosa que consideraban como una señal del Maligno, y me abandonaron a mi suerte cuando apenas empezaba a ser una mujer. Una noche, vino a visitarme una especie de ser encapuchado, y me dijo las siguientes palabras:
"Has sido apartada injustamente, pero has demostrado fuerza. Por tanto, estás expulsada de entre los seres humanos. A partir de ahora, el Mal será tu aliado y sólo tú serás la responsable de mantener el Equilibrio".
Acto seguido, me dio la piedra que ahora tú tienes en tus manos, la Piedra Lunar. Esta piedra, que imita las grietas de la Luna, se encaja en una parte secreta de este castillo. Ella es la clave para evitar que el Mal se desate. Yo acepté mi cometido con determinación.
Tiempo después, en una cacería, conocí a tu padre, que me salvó a la vida de aquellos que pretendían matarme. Al instante me enamoré de él. Tuvo la cortesía de llevarme a vuestro hogar a sanarme de las heridas, pero el infortunio quiso que ocurriera una desgracia: tu madre llegó y me contempló; ella era gran creyente de las leyendas de brujas y casualmente conocía mi historia. Furiosa, me echó de allí, no sin antes arrancarme la Piedra, que llevaba colgando de mi cuello. La fatalidad y el Destino se unieron en una sola cosa. Quise recuperar la Piedra, pero tu padre, agraviado, no pretendría ni tan sólo mirarme, y todos los desastres que yo había predicho en sueños se cumplieron. El resto de la historia creo que ya la sabes.

Nathaniel no podía ni hablar. Apenas sentía su lengua en la boca, y le costaba tragar saliva.
- Entonces, ahora, sin la Piedra en su sitio...
- Ahora sin la Piedra en su sitio el Mal campa a sus anchas Nathaniel. No puedes ni hacerte a la idea de lo que puede suceder. Van a acontecer desgracias de índole inimaginable para la raza humana. De momento, la leyenda se ha cumplido.
- ¿Leyenda?–Preguntó Nathaniel.
- Por estas tierras hay muchas leyendas... Pero la más temida es aquella que narra que, si la Piedra desaparece, un monstruo terrible saldrá de su guarida, sembrando el pánico por doquier...
- ¿¿Pero realmente existe??
- Por supuesto... La leyenda dice que sólo aquel con un corazón puro, que no conozca el mal, debe ir en busca del monstruo y matarle... Es aquí donde entras tú, mi joven criatura.
- ¿Yo?–Nathaniel se temía la proposición, pero aún así quiso preguntar– ¿Pretendes que vaya a donde quiera que esté y que lo mate?
La bruja asintió solemnemente con la cabeza. Nathaniel pensó en su familia, en sus padres, hermanos, y todo lo que había sucedido. Lo cierto es que todo cuanto había contado la bruja tenía visos de realidad, y de seguir así sólo Dios sabe lo que podría suceder.
- De acuerdo, acepto mi misión.
- Sabía que lo harías... Por lo que veo en mis sueños, tu misión será más peligrosa de lo que esperaba... He visto que el monstruo se ha dirigido a un lugar lejano, que entraña grandes peligros... Debemos preparar bien tu cometido, pues cualquier precaución será poca para aquello a lo que vas a enfrentarte.
- ¿Y estas criaturas que te acompañan?¿Qué son?
- ¿Los miagos?–La bruja sonrió– Es algo que te explicaré más adelante...


(continuará...)

M.